Denuncian a Costa Rica por negar aborto

SAN JOSE, Costa Rica (AP). Dos organizaciones defensoras de los derechos de la mujer presentaron el viernes una petición ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que valore la violación del derecho a la salud de una mujer por parte del Estado de Costa Rica, tras negarle la aplicación del aborto terapéutico.

El Centro de Derechos Reproductivos y la Colectiva por el Derecho a Decidir presentaron la demanda en nombre de una mujer conocida bajo el seudónimo de "Aurora", a quién las autoridades y médicos en Costa Rica le denegaron la solicitud de interrupción de su embarazo, pese a que se había diagnosticado que la condición de su feto era incompatible con la vida.

Aurora, de 32 años, recibió con alegría el año anterior la noticia de su embarazo, pero al cuarto mes se le diagnosticó el Síndrome de Abdomen Pared, una discapacidad presente cuando la vejiga y los riñones no se desarrollan bien, y que deja al feto inviable.

Mónica Arango, Directora regional del programa para América Latina y el Caribe del el Centro de Derechos Reproductivos, explicó a The Associated Press que Aurora solicitó terminación terapéutica del embarazo varias veces, pero fue rechazada por los médicos.

La mujer también recurrió a la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, pero esta tardó 36 días en dar su resolución, la cual también fue negativa.

"Aurora cayó en una angustia profunda y estuvo buscando la terminación de este embarazo, pero le fue denegado a pesar de que las leyes en Costa Rica contemplan el aborto terapéutico cuando la salud de la mujer está en riesgo", comentó Arango.

Para la activista, en Costa Rica existe mucho temor entre los médicos y las autoridades sobre la práctica del aborto terapéutico, y han llegado a considerar que este no se puede aplicar si la vida de la mujer no está en riesgo inminente.

Este caso se suma al de otra mujer conocida por las iniciales "A.N" quien al igual que a Aurora se le negó la posibilidad de interrumpir el embarazo y se le obligó a llevarlo hasta el final, pese a que los médicos habían determinado que el feto no tenía cerebro y moriría inmediatamente al nacer.

En ambos casos, se recrimina al Estado costarricense el no considerar los daños a la salud mental y física que sufrieron estas mujeres al verse obligadas a completar el embarazo en estas condiciones.

Las organizaciones esperan que la CIDH acoja la petición en estos dos casos, y recomiende a Costa Rica el tomar las medidas correctivas necesarias para garantizar la salud de las mujeres cuando ya se ha determinado que sus embarazos son incompatibles con la vida.

Arango mencionó que en América Latina países como Honduras, Nicaragua, El Salvador, República Dominicana y Chile no cuentan en su marco legal con la posibilidad del aborto terapéutico; en contraste con naciones como Uruguay, que recientemente despenalizó el aborto en las primeras 12 semanas de embarazo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada