Denuncian en Italia presiones por investigar supuesta corrupción en Panamá

El periodista español de Radio Panamá Joan Solés expuso hoy ante un tribunal italiano los sobornos y las amenazas que, según dijo, ha recibido por informar e investigar supuestos casos de corrupción internacional por parte de autoridades panameñas.

Solés se refirió a esas presiones en su declaración en la audiencia celebrada en el Tribunal de Nápoles en la que se juzga el presunto soborno de senadores por parte del exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi para precipitar la caída de su rival Romano Prodi, en 2008.

Los imputados en este caso son el propio Berlusconi, como presunto promotor de los sobornos, y Valter Lavitola -exdirector del diario italiano "Avanti"-, que ejercía, según la acusación, de intermediario.

Solés fue llamado a declarar como testigo en este caso por la información que posee a raíz de una entrevista que realizó a Lavitola el 19 de junio del 2013 en Roma.

Según explicó Solés a Efe, a pesar de que la vista tenía el objetivo de continuar las indagaciones sobre el caso de sobornos a senadores, el fiscal Vincenzo Piscitelli se centró en preguntar al periodista por las supuestas amenazas y presiones que ha recibido por informar e investigar casos de corrupción en Panamá.

De hecho, según indicó Solés, de los 75 minutos que duró su declaración ante los jueces, 70 estuvieron dedicados a responder a preguntas de la fiscalía sobre Panamá y el resto a declarar sobre el caso de soborno a senadores.

La entrevista de Solés con Lavitola, que por entonces se encontraba en arresto domiciliario, se produjo el 19 de junio del pasado año, dos días después de una visita oficial a Roma del hoy presidente saliente de Panamá, Ricardo Martinelli.

Durante la entrevista, según recordó Solés a Efe, Lavitola le dijo que con sus crónicas estaba perjudicando a personas muy importantes que defienden intereses que "ni siquiera podría imaginar".

También le ofreció, según testificó el periodista, 100.000 euros (unos 136.000 dólares al cambio actual) y, tras rechazarlos, un puesto como periodista en un periódico panameño con un salario mensual de 10.000 euros (unos 13.600 dólares al cambio actual) durante un año y medio.

Según explicó Solés, Lavitola le dijo que en dicho puesto de trabajo debería culparle a él de todo y eximir de toda culpabilidad al presidente Martinelli.

El Tribunal celebró esta mañana la nueva vista de este proceso que juzga desde el pasado junio el presunto soborno por parte de Silvio Berlusconi a diversos senadores para hacer caer al segundo y último Gobierno de Romano Prodi en 2008.

Solés también dio información sobre este caso y dijo que, durante dicha entrevista, Lavitola le aseguró que uno de los senadores sobornados, Sergio De Gregorio, recibió la suma de ocho millones de euros, cinco más de los que confesó haber recibido el pasado año, cuando fue condenado a un año y ocho meses de prisión.

La audiencia de hoy fue interrumpida por petición de la defensa y fijada para el próximo 25 de junio, cuando el periodista se someterá a las preguntas de los abogados defensores de los imputados, Maurizio Paniz y Antonio Cirillo de Lavitola y Niccolo Ghedini de Berlusconi.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7