Denver: Juez sopesará caso de migrante refugiada en iglesia

Una inmigrante peruana que ha estado viviendo en una iglesia de Denver para evitar ser deportada se aventuró el miércoles a una corte, donde libró el primer obstáculo legal en su intento por permanecer en Estados Unidos.

Ingrid Encalada Latorre asistió pese a los temores de que agentes federales de inmigración intentaran arrestarla en el lugar.

Encalada intenta que le reduzcan a delito menor una declaración de culpabilidad de robo de identidad por la compra de documentos migratorios, emitida en 2010. Argumentó que sus abogados no la representaron adecuadamente.

La originaria de Cusco detalló que su abogado en el caso no le advirtió en ese momento que podría haber consecuencias migratorias por su declaración de culpabilidad. Afirmó que no sabía que los documentos migratorios que adquirió en ese momento eran robados.

El juez Dennis Hall estuvo de acuerdo e indicó que convocará a otra audiencia para ver si ella puede modificar su declaración ante la corte.

Encalada Latorre se mudó en diciembre junto a su hijo de un año de edad a la casa de encuentro Quaker a fin de evitar ser arrestada por agentes migratorios, quienes por lo general no ingresan a los centros de oración.

Encalada testificó que salió de su refugio en el sótano de la iglesia porque quería pelear por su caso y poder permanecer en el país con su familia.

Algunos de sus seguidores la rodearon al salir del tribunal y la siguieron a un ascensor después de la audiencia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada