Derrumbe deja cuatro muertos; buscan a 22 desaparecidos

RIO DE JANEIRO, 26 enero 2012 (AFP) - Equipos de rescate recuperaron el jueves cuatro cuerpos y buscan a 22 desaparecidos entre las montañas de escombros que dejó el derrumbe de tres edificios antiguos en el corazón de Rio de Janeiro, una de las sedes del Mundial de Fútbol 2014.

El alcalde de la ciudad, Eduardo Paes, decretó un luto de tres días a partir del viernes.

Las tareas de rescate se llevan a cabo de manera ininterrumpida desde la noche del miércoles, cuando las tres contrucciones, de veinte, diez y cuatro pisos, colapsaron casi de manera simultánea por causas aun desconocidas.

Durante la jornada, los organismos de socorro dieron cuenta de cinco muertos, seis heridos y más de una decena de desaparecidos, pero conforme cruzaron los datos se consolidó una cifra de "cuatro muertos", dijo Paes en conferencia de prensa.

Desde el inicio de las operaciones se reportaron 26 desaparecidos. "De esos 26, cuatro cuerpos ya fueron hallados", con lo que la acción de las autoridades se concentra en la localización de las otras 22 personas, añadió.

"Nosotros continuamos enfocados en lo mas relevante, que son las vidas humanas", declaró el alcalde.

Dominada por edificios altos de oficinas y comercios, la zona cambió bruscamente de aspecto en cuestión de minutos. Las imágenes aéreas de la televisión mostraron el vacío humeante dejado por el derrumbe.

"Es increíble. Casi asusta. Ahora hay que ver si los otros edificios son seguros", declaró a la AFP Pablo Antonio Sousa, un vendedor de 49 años.

Guiados por perros, los socorristas escarban entre las ruinas para hallar personas con vida. Conforme pasan las horas, disminuyen las opciones de nuevos sobrevivientes, aunque las autoridades se aferran a la esperanza sin anticipar un plazo para la búsqueda.

Unas 1.500 toneladas de escombros fueron retiradas este jueves y parte de ellas conducidas hacia un "lugar seguro" para encontrar posibles pistas de lo ocurrido, explicó Paes.

Las construcciones estaban ubicadas cerca de la plaza de Cinelandia, en el centro histórico de la ciudad, donde también está el histórico Teatro Municipal y por la que circulan todos los días miles de personas.

En el momento de la tragedia ya había concluido la jornada laboral, por lo que la cifra de víctimas es mucho menor de lo esperado.

Actualmente, el centro de Rio es sometido a grandes trabajos de remodelación con miras al Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Las autoridades aún no han establecido la causa del desastre, pero descartan de momento que se haya producido por una explosión de combustible, como se especuló en un primer momento.

"No hay respuestas definitivas, pero la posibilidad de una explosion es casi cero", agregó el alcalde de Rio, que insistió en que las pistas apuntan hacia "un daño estructural" del edificio más alto, que en el momento de la tragedia estaba en reformas.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, expresó su pesar por lo ocurrido y confió en que las labores de bomberos y Defensa Civil puedan salvar "a aquellos que están enterrados", según declaraciones ofrecidas desde la ciudad de Porto Alegre (sur).

El edificio de 20 pisos, el Liberdade, se derrumbó alrededor de las 20H40 locales (22H40 GMT). Allí tenían sus oficinas varias firmas de abogados, dijo a la AFP uno de ellos, Luciano Bérgamo.

En el tercer y en el noveno piso se estaban llevando a cabo reformas, según el letrado. La policía investiga si las obras contaban con autorización.

Uno de los técnicos de la AFP estaba en un edificio próximo al momento del desastre: "Oí un sonido como si fuera un trueno, hubo un corte de luz, bajé y vi una humareda. Ahí una chica me dijo que un edificio se había derrumbado. Fui hasta allá. Tenía un olor muy fuerte, como de cable quemado. Ahí me pidieron evacuar la zona".

Casi de manera simultánea se vino abajo el inmueble vecino, de diez plantas, causando el pánico entre los transeúntes. Una espesa capa de polvo cubrió la calle y los autos estacionados alrededor.

"El edificio se vino abajo, como si hubiera habido una implosión. Parecía el World Trade Center" de Nueva York, comentó por su parte Luiz Trajan, que escuchó "un fuerte estruendo" antes de que la estructura se viniera abajo.

Cinco obreros estaban en uno de los edificios en el momento del derrumbe y uno de ellos, Alessandro da Silva Fonseca, quedó atrapado por unos instantes en el ascensor cuando intentaba escapar. Los demás lograron huir.

"Estaba en la planta baja cuando la puerta del elevador se abrió y vi que el predio se caía. Fue horrible. No sé cómo tuve la decisión de regresar al ascensor. Eso fue lo que me salvó," contó Fonseca, de 31 años,

En octubre pasado, también en el centro de Rio de Janeiro, tres personas murieron y 17 quedaron heridas en una explosión causada por una fuga de gas en un restaurante.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes