Desalojan de hotel a indígenas en la Isla de Pascua

SANTIAGO DE CHILE (AP). Varias decenas de indígenas de la Isla de Pascua fueron desalojados el domingo de un hotel de lujo asentado en tierras que consideran suyas, y que también habían tomado para exigir mayor participación en las ganancias del turismo.

Las misteriosas estatuas gigantes de esta isla del Pacífico gozan de amplia fama y son visitadas por personas de todo el mundo, las cuales dejan un dinero importantísimo para el bienestar de sus habitantes.

Las reclamaciones de propiedad esgrimidas por un clan de los rapa nui a los terrenos donde se yergue el nuevo hotel Hangaroa Eco Village & Spa, el cual cobra 800 dólares la noche, han sido respaldadas por grupos activistas por los derechos humanos, y presentan dilemas legales y políticos para un gobierno chileno que ya enfrenta críticas por el tratamiento que da a los indígenas en su territorio continental.

El abogado del clan Hito, Rodrigo Gómez, dijo que los aproximadamente 50 ocupantes ilegales que quedaban fueron obligados a salir y encarcelados después de que se habían amarrado en el vestíbulo del hotel.

Fernando Lobos, mayor de la policía, informó que se entabló una acción judicial contra todos los Hito y éstos fueron puestos en libertad a la espera de una audiencia en la corte. Indicó también que las autoridades cumplían una orden de vaciar la propiedad para que investigadores federales pudieran evaluar el estado en que se encuentra.

Miembros y partidarios del clan Hito se habían instalado desde agosto en los terrenos del hotel de 50 millones de dólares, bajo el argumento de que su abuela analfabeta fue timada para quitarle esas tierras, las cuales posteriormente fueron vendidas en forma ilegal por la dictadura del general Augusto Pinochet a propietarios privados.

En un principio exigieron que el conglomerado que ahora es dueño de la tierra les reconociera sus derechos de propiedad sobre ésta, de forma que pudieran recibir rentas del nuevo hotel, insistiendo en que Chile se apegue al tratado internacional sobre Pueblos Indígenas que firmó en el 2008, el cual requiere que los gobiernos paguen una compensación por tierras que hayan sido usurpadas.

Su protesta inspiró a casi dos decenas de otras familias de nativos a reclamar la propiedad de terrenos gubiernamentales que anteriormente pertenecieron a indígenas. La policía intervino en diciembre, lo cual derivó en enfrentamientos violentos que dejaron lesionados a más de una decena de isleños y a varios agentes.

La audiencia judicial para los Hito se llevará a cabo el martes en Valparaíso.

La familia Schiess se opone a las exigencias del clan. Los Schiess, descendientes de los constructores de barcos que trajeron marineros chilenos a la Isla de Pascua en el siglo XIX, operan Empresas Transoceánica, uno de los grupos corporativos más poderosos de Chile.

Los Hito han presentado su caso ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en Washington y obtuvieron el respaldo de las Naciones Unidas. Una corte de apelaciones reconoció que ambas familias tienen reclamos encontrados que deben ser resueltos por la Corte Suprema de Chile.

Jeannette Schiess, quien maneja el proyecto hotelero y está casada con Christoph Schiess, director general de Empresas Transoceánica, dijo el domingo que no podía responder de inmediato a una solicitud de comentarios que le hizo The Associated Press.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes