Desfiles por la igualdad en Varsovia y Riga reprochan discriminación LGBT

Miles de personas participaron el sábado en Varsovia en el desfile del Orgullo Gay y contra la discriminación y exclusión de las minorías sexuales, pero también de las minorías étnicas o de las personas minusválidas.

Los participantes portaron banderas con el arcoíris que sirve de símbolo del movimiento LGBT, así como también con la bandera de la Unión Europea y de partidos políticos opositores al gobierno polaco.

Los participantes reivindicaron el matrimonio para todos, una educación sexual y antidiscriminación en las escuelas, además de pedir medidas de protección contra los actos y discursos de odio.

"Vengo de un ciudad pequeña, participé por primera vez en un desfile por la igualdad hace 10 años a escondidas de mis padres", declaró a la AFP Dominika Wroblewska, que marchó junto a su compañera.

"Es muy emotivo para mí, mucho más desde que salí del clóset hace un año. La marcha es la cosa más importante que podemos hacer por nosotros mismos, estar orgullosos una vez al año", agregó.

Su compañera, Alicja Nauman, explicó que asistió al desfile porque quiere "vivir en un lugar donde cada (forma de) amor sea aceptado, porque el amor no conoce fronteras ni exclusiones", añadió.

"La situación en Polonia es mala porque las personas del mismo sexo no pueden casarse ni adoptar niños", dijo Nauman.

La víspera de este desfile, 52 embajadores y representantes de organizaciones internacionales en Polonia publicaron una carta abierta para apoyar los esfuerzos para que la opinión pública conozca "los problemas que afectan a las personas gay, lesbianas, bisexuales, transgéneros o intersexuales (LGBTI) y otras comunidades en Polonia".

Están previstos desfiles por el Orgullo Gay en varias ciudades europeas.

En Riga, unas 8.000 personas participaron en el Baltic Pride, según indicaron los organizadores.

"Letonia está en el último lugar en la UE en lo que respecta a los derechos para las personas LGBT", declaró a la AFP Kaspars Zalitis, uno de los organizadores de este desfile. "No hay protección contra los crímenes de odio, no hay respeto hacia las personas trans, es por eso que pensamos que hay una gran urgencia" para cambiar ésto, indicó.

"No se trata únicamente de los derechos de las personas LGBT, sino también de los derechos de las mujeres y de otros grupos", destacó el activista.

Desde el 3 de marzo en Riga, capital de Letonia, se han realizado conferencias y eventos culturales relacionados con la causa LGBTI y también por la libertad de expresión y de reunión.

Antes de que empezara Baltic Pride, unas 30 personas protestaron contra "la promoción de la homosexualidad y otras aberraciones mentales" atendiendo al llamado de la organización "Stop la immigración".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes