Desmantelan en operativo de película red que traficaba cocaína a Rusia

Una investigación secreta conjunta entre Argentina y Rusia permitió decomisar 389 kilos de cocaína, valorados en 50 millones de euros, ocultos en 16 valijas en un anexo de la embajada rusa en Buenos Aires, informó este jueves el gobierno argentino.

"Se trata de una banda narcocriminal que estaba intentando utilizar el correo diplomático de la embajada rusa" para llevar la droga a Europa, explicó en conferencia de prensa la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Hay cinco detenidos --dos en Argentina y tres en Rusia-- al término de la investigación que duró más de un año, digna de una película de espionaje.

Según la ministra, se trata de una de las operaciones "más complejas, extravagantes y profesionales que ha tenido Argentina en temas de narcotráfico".

La droga fue hallada en un anexo a la legación diplomática tras la denuncia del embajador ruso en Argentina, Viktor Koronelli, y a partir de ese momento comenzó la investigación.

Según el relato de Bullrich, el 13 de diciembre de 2016 el embajador Koronelli la llamó por teléfono cerca de las nueve y media de la noche y poco después se presentó en su despacho junto con tres miembros del servicio de seguridad ruso para comunicarle sus sospechas de que en un anexo de la embajada se ocultaba droga.

El anexo, que es territorio ruso, se halla a unas cinco cuadras de la sede diplomática.

La ministra convocó entonces al juez Julián Ercolini, quien en el momento emitió la orden judicial para comenzar la investigación.

"El embajador nos entrega una llave para entrar de manera lateral a ese lugar. Se sacan las valijas a las tres de la madrugada, pero había que regresarlas antes de las seis, cuando llegaba el personal de ordenanza a ese lugar", refirió Bullrich.

"A las tres tuvimos que mandar personal de la gendarmería a comprar harina al mercado central, porque nadie tenía 389 kilos de harina en depósito. Ni siquiera teníamos dinero para comprarla", evocó.

Los paquetes de cocaína fueron reemplazados por otros idénticos pero contentivos de harina y antes del amanecer se dejaron nuevamente en el lugar las maletas con dispositivos de monitoreo con cámaras encendidas las 24 horas.

Tras intentar los traficantes distintas vías en envío que no prosperaron, en diciembre de 2017 las valijas partieron finalmente en un avión oficial hacia Rusia en el compartimento de equipaje diplomático, como parte de la mudanza de Ali Abyanov, exfuncionario jerárquico de la embajada y uno de los detenidos.

A su llegada a Moscú, las maletas fueron resguardadas en el ministerio del Interior, hasta que dos personas, Ishtimir Khudzhmov y Vladimir Kalmykov, se presentaron a retirarlas y quedaron detenidos.

La droga "de altísima pureza" tenía como destino Rusia y probablemente Alemania, donde se encuentra prófugo "el señor K", quien se presume sería el líder de la banda, según la investigación.

Agentes de las fuerzas de seguridad rusas "vinieron a Argentina en tres oportunidades para asistir en las investigaciones que demandaron más de un año", detalló la ministra.

"Este cargamento representa alrededor de 50 millones de euros, medido dentro del mercado de venta de cocaína ruso", afirmó.

Los investigadores aún no han determinado la procedencia de la droga. "Puede ser de Colombia o Perú, los paquetes tenían una estrella y la droga era de altísima pureza", dijo la ministra.

Los arrestados en Argentina son dos, Iván Blizniouk y Alexander Chikalo, el primero de ellos un ruso nacionalizado argentino y que desde 2013 era miembro de la policía de la Ciudad de Buenos Aires, dijo Bullrich.

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7