Desmienten arresto de padres hispanos en un festival en Colorado

Denver (EE.UU.) (EFE). Autoridades federales de inmigración y la oficina del alguacil del condado Garfield desmintieron una denuncia presentada por una ciudadana estadounidense por el arresto de su esposo y su cuñado mientras celebraban el Día del Padre el pasado domingo.

Por medio de un comunicado, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) y los alguaciles del condado Garfield indicaron que las dos agencias trabajaban en conjunto en investigaciones de posibles pandilleros en la zona de Glenwood Springs y que esas pesquisas comenzaron antes del Festival de las Fresas del pasado 19 de junio.

Según la información oficial, las autoridades contactaron a los hermanos Julio y César Álvarez el sábado 18 de junio y no un día después, cuando los Álvarez fueron con sus hijos al parque en Glenwood Springs.

Además, el contacto se habría producido por la posible conexión de los Álvarez con un tercer hombre, cuyo nombre no se dio a conocer, quien aparentemente sería parte de una pandilla y era buscado por las autoridades.

Las autoridades dijeron que no realizaron arrestos el Día del Padre y que los contactos anteriores con los Álvarez y con el otro hombre no ocurrieron con niños presentes. También informaron que tanto uno de los hermanos Álvarez como el tercer individuo ya habían sido previamente deportados y por eso eran buscados.

El otro hermano Álvarez quedó en libertad, pero recibió una citación judicial.

El miércoles pasado Lorenza Álvarez, nacida en Aspen, Colorado, había denunciado por medio de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC, por su sigla en inglés) que los Álvarez habían sido interrogados cuando estaban con sus hijos en el Festival de las Fresas y los niños jugaban dentro de un "castillo inflable".

Esa versión fue luego confirmada por Ted Hess, el abogado que representa a los Álvarez, quien incluso afirmó que los niños de la familia quedaron llorando cuando las autoridades se llevaron a sus padres y que Lorenza Álvarez (embarazada de siete meses) debió ser asistida en un hospital de la zona por el impacto emocional del incidente.

Brendan Greene, coordinador de CIRC para el oeste de Colorado, también respaldó la versión de Lorenza Álvarez.

Ni Hess ni Greene realizaron declaraciones sobre la información provista por ICE y por la oficina del alguacil del Condado Garfield, aunque Green advirtió que el episodio ha generado tensiones entre la policía, la comunidad latina y entre los hispanos y grupos antiinmigrantes de la zona.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes