Despliegan gran dispositivo de seguridad por Juegos

PEKIN (AFP) - Con motivo de la disputa en la ciudad de los Juegos Olímpicos, Pekín ha recuperado su mentalidad de 'fortaleza sitiada', como muestra el gran dispositivo de seguridad desplegado por las autoridades locales para evitar ataques o incidentes durante el evento.

La policía ha preparado barreras y controles en la entrada de la ciudad y las medidas de seguridad se han reforzado en toda la ciudad, incluyendo la instalación de misiles en las inmediaciones del Estado Olímpico, epicentro de la competición.

Alrededor de 150.000 miembros de las fuerzas del orden, pertenecientes sobre todo a la policía y a la policía armada popular (PAP) fueron movilizados bajo el lema 'Juegos Olímpicos sin incidentes', un eslogan que ha sido muy repetido por la propaganda oficial china.

Cuatro años antes, en Atenas-2004, los primeros Juegos tras los atentados del 11 de septiembre, hubo 100.000 agentes para velar por la seguridad.

Unos 300.000 voluntarios participarán también en operaciones de este tipo y las autoridades han prometido 50.000 euros a las personas que den informaciones sobre posibles amenazas contra los Juegos Olímpicos.

Coincidiendo con todo ello, los requisitos de visados para extranjeros que deseen entrar en China se han endurecido.

Para el Gobierno, estas medidas están justificadas por el riesgo de ataques terroristas, como los planes detectados de grupos islamistas de Xinjiang (noroeste).

Todo ello intensificado por la presencia de líderes mundiales de primera línea, como el presidente estadounidense, George W. Bush, que ha confirmado que estará en Pekín para la ceremonia de inauguración.

Según Rohan Gunaratna, un experto en terrorismo internacional que reside en Singapur, el riesgo de ataques es real. "Pekín se enfrenta a un riesgo mayor que el de Atenas. Eso seguro", asevera el analista.

En particular cita el caso del Movimiento Islámico del Turquestán Oriental (MITO), clasificado como banda terrorista por Naciones Unidas desde 2002, reivindica la independencia de Xianjiang, donde viven casi 10 millones de musulmanes.

"En el seno de la comunidad anti-terrorismo, no hay ninguna duda sobre que la primera amenaza contra los Juegos Olímpicos viene de MITO", asegura Gunaratna.

"En Atenas, incluso aunque los Juegos llegaban tras los atentados del 11 de septiembre, no había una amenaza precisa, como la que Pekín tiene que hacer frente", añade, reconociendo que en lucha antiterrorista China tiene "mucho que aprender".

Desde principios de año, China ha anunciado el desmantelamiento de varios grupos, sin avanzar muchos detalles al respecto.

Por parte de los disidentes y grupos pro Derechos Humanos, se cree que la excusa de combatir el terrorismo se utiliza también para bloquear las protestas coincidiendo con los Juegos.

"Es seguro en parte para evitar el terrorismo, pero la fuerza de la policía se utiliza aún más para reducir al silencio a la disidencia política y situar lejos de los Juegos Olímpicos el descontento social", estima el disidente Liu Xiaobo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes