Destino de cadáver, última batalla en torno a Carlos Andrés Pérez

CARACAS (AP). A tres meses de la muerte de Carlos Andrés Pérez, el destino final de sus restos es incierto. Mientras los familiares del fallecido ex gobernante debaten en tribunales estadounidenses cual será su última morada, su cuerpo embalsamado permanece en un congelador de una funeraria de Miami, situación que según un informe técnico que forma parte del expediente, podría prolongarse hasta por un año.

La disputa legal por los restos de Pérez trascendió el plano familiar y alcanzó una connotación política. Los que defienden el traslado del cuerpo del ex presidente a Venezuela aseguran que su retorno al país, tras una década de exilio, podría convertirse en un gran símbolo de "unidad" y "fortaleza" para la oposición de cara a las elecciones presidenciales del 2012 en las que el mandatario Hugo Chávez, su acérrimo adversario, optará a una tercera reelección.

Los que están en contra de la repatriación sostienen que Chávez estaría promoviendo ese proceso para lograr el "entierro simbólico" de la democracia tradicional venezolana que tuvo en Pérez una de sus grandes figuras.

El ex presidente, de 88 años, falleció el pasado 25 de diciembre en un hospital de Miami a consecuencia de un paro respiratorio, pero su entierro en esa ciudad quedó suspendido debido a que su esposa, Blanca Rodríguez, presentó una acción judicial para detener el sepelio y lograr su traslado a Venezuela, a donde aseguran que debe volver porque es su "derecho" como venezolano y por el "gran amor" que siempre tuvo por el país.

Pérez, quien gobernó Venezuela en dos oportunidades entre 1974-1979 y 1989-1993, abandonó el país en el 2000 ante el riesgo que le dictaran una orden de detención por un proceso de presunta corrupción, y vivió por una década entre República Dominicana y Estados Unidos junto a su compañera íntima, Cecilia Matos, y las dos hijas producto de esa unión.

La reciente decisión que tomó el juez que lleva el caso, de postergar hasta agosto el juicio, alejó la posibilidad de que pueda definirse en el corto tiempo la controversia judicial que mantiene la familia Pérez Rodríguez con Cecilia Matos y sus hijas, que defienden la idea de que el ex gobernante sea enterrado en Miami debido a que él habría rechazado regresar a Venezuela mientras gobernara Chávez, al que acusaba de conculcar las libertades y la democracia.

Aunque la familia Pérez Rodríguez, que integran Blanca Rodríguez y sus cinco hijos, apeló las medidas sobre la fecha del juicio y el entierro temporal del ex mandatario en una cripta, todo indica que la resolución de la disputa se extenderá.

"Nunca pensé que esto iba a ser tan complicado y tan desgastador... es terrible porque creo que mi padre no se merece esto, estar ahí en un refrigerador", dijo en entrevista con la AP Carolina Pérez Rodríguez, hija del ex mandatario, al manifestar su inquietud por las demoras que se han dado en el juicio.

Pérez Rodríguez afirmó que confía en la pronta resolución de la disputa legal, pero reconoció que en el expediente del caso reposa un informe que elaboró un experto, que no identificó, que refiere que Pérez "sí se mantiene con una temperatura adecuada el cuerpo del él, puede durar hasta un año".

"Lo que está pasando con mi papá es realmente algo insólito, que uno no puede creer que esté pasando. Es como sacado de una película", declaró desde Miami otra de las hijas del ex gobernante, María Francia Pérez Matos, en conversación telefónica con la AP al asegurar que su familia ha pasado "momentos muy dolorosos" por la situación enfrenta su padre. "Tener que todos los días acostarse a dormir, sabiendo que él está ahí, y que está congelado, eso parte el alma", agregó.

Entre los alegatos que presentaron los Pérez Matos para respaldar su postura está el registro de la compra de dos tumbas contiguas en un cementerio de Miami que hizo la familia antes de la muerte del ex presidente. El historiador venezolano, Agustín Blanco Muñoz, quien escribió un libro sobre Pérez, testificó a inicios de año en un tribunal de Miami que durante una conversación que tuvo con el fallecido ex gobernante a mediados 2010 este le aseguró que no deseaba "volver a Venezuela ni vivo...(ni) después de fallecido mientras aquí perdurase el régimen de Hugo Chávez".

Por su parte, los Pérez Rodríguez basan su posición en las gestiones que realizó en el 2008 el secretario general del partido local Acción Democrática, Henry Ramos Allup, ante la Fiscalía General de Venezuela, por pedimento expreso del ex presidente, para lograr el retorno al país del líder político sin riesgo de ser encarcelado.

Asimismo, esperan disponer del testimonio de Beatrice Rangel, directora de la empresa AMLA Consulting y ex ministra de la Secretaría del segundo gobierno de Pérez, quien dijo a la AP que el ex mandatario le expresó en el 2006, durante una visita a su casa en Miami, que "yo quiero regresar a Venezuela, yo quiero morirme en Venezuela".

Aunque Blanco Muñoz descartó que Blanca Rodríguez y sus hijos tengan alguna relación directa con la administración de Chávez, el historiador dijo que sostenía la hipótesis de que el gobierno "llegó al punto ya de financiar esta acción" que ha implicado para los Pérez Rodríguez "altos costos" difíciles de sufragar.

Blanco Muñoz indicó que el gobierno de Chávez está "actuando de forma muy activa, muy perversa" a fin de transformar la disputa legal en un "conflicto político", y lograr la "extradición post mortem" de Pérez para decir al momento de enterrarlo que "aquí quedó sepultada la Cuarta República", concepto que el gobernante utiliza para identificar al período de los partidos tradicionales.

Carolina Pérez Rodríguez rechazó que su familia tenga alguna relación con Chávez, y relató que el único contacto que tuvo con algún miembro del oficialismo fue un día después de la muerte de su padre cuando el diputado Aristóbulo Istúriz, a quien conoció cuando fue alcalde de Caracas, la llamó para darle el pésame. Relató que en esa oportunidad sólo le dijo a Istúriz, "quiero que le comuniques al presidente Chávez que nosotros vamos a traernos a mi papá. Va ser enterrado aquí".

Tanto los Pérez Rodríguez como los Pérez Matos admitieron que la disputa judicial les ha implicado gastos onerosos que han sido sufragados por "amistades" de las familias que no precisaron.

Al respecto, María Francia indicó que "las amistades se han vuelto muy solidarias a nuestra causa"."Herencia aquí no hay", dijo Carolina Pérez Rodríguez al rechazar que la medida de congelación de los bienes del ex presidente tenga algo que ver con eso, y aclaró que su familia sólo espera recuperar los "archivos" de Pérez y las "condecoraciones" y "regalos" que recibió de otros jefes de Estado para que formen parte de una posible biblioteca.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes