Detectan red de cazadores furtivos en el noroeste de EEUU

Una amplia red de cazadores furtivos es responsable de matar a más de 100 ejemplares de oso negro, puma, lince, venado y alce en el suroeste del estado de Washington y el noroeste de Oregon, muchas veces persiguiéndolos con perros y abandonando los cadáveres, indicaron el viernes las autoridades.

“Hubo un total desdén por nuestras leyes de conservación”, dijo el capitán Jeff Wickersham, del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Washington.

Siete personas _seis adultos, algunos de los cuales ya han sido objeto de investigaciones por caza furtiva en el pasado, y un menor de edad_ han sido acusadas hasta ahora, pero los investigadores planean recomendar cargos para más individuos, señaló. Algunos enfrentan hasta 60 cargos relacionados con la caza ilegal y el desaprovechamiento de animales.

La investigación fue reportada esta semana por el periódico The Chronicle de la ciudad de Centralia, que dijo había obtenido cientos de páginas de reportes de casos del departamento a través de las leyes de acceso a información pública.

Según los documentos, los cazadores usaban perros frecuentemente, en ocasiones hasta 11. Las más de 50 expediciones de cacería furtiva se remontan a 2015. La gran mayoría se llevaron a cabo dentro del Bosque Nacional Gifford Pinchot, con frecuencia en áreas alejadas donde la caza está prohibida o en otras en las que se requiere un permiso especial para practicarla.

The Associated Press no pudo hallar hasta el momento los datos para contactar a los demandados, y no está claro si alguno ya cuenta con abogado. Varios tienen sus primeras audiencias ante la corte programadas para este mes.

La pesquisa comenzó a través de agentes de la policía estatal de Oregon que investigaban la cacería furtiva en la ciudad de The Dalles, de acuerdo con expedientes interpuestos ante el Tribunal Superior del condado Skamania.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7