Detenidas 14 personas en protesta en Barcelona contra la "represión" española

La policía catalana detuvo a catorce personas que se encadenaron este viernes a las puertas de un alto tribunal en Barcelona para protestar contra la "represión" de la justicia española tras el fallido intento secesionista en la región, informó el cuerpo de seguridad.

"Estas personas que no dejaban acceder al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña estaban encadenadas y perturbaban" su funcionamiento, explicó a la AFP un portavoz de los Mossos d'Esquadra, la policía regional.

Los arrestados formaban parte de una manifestación de un centenar de personas, según la policía, que se apostó frente a las puertas del tribunal, tras una gran pancarta que decía "Detengamos el golpe de Estado".

A mediodia seguían en dependencias policiales, a la espera de que el juez instructor determine los delitos imputables, agregó el portavoz.

La protesta fue convocada por los llamados Comités de Defensa de la República (CDR), creados por militantes independentistas para defender la celebración del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre en Cataluña, prohibido por la justicia y posteriormente para apoyar los planes separatistas.

"Acabamos de bloquear y encadenarnos a las puertas del TSJC (...) Ven, participa y ayúdanos desde la no violencia a detener el máximo órgano de la injusticia de España", escribieron los CDR en su cuenta de Twitter.

En videos colgados en la cuenta, se observa como los policías se llevan a personas detenidas, algunas de ellas cargadas entre varios agentes.

En un manifiesto, los CDR denuncian que "día tras día, vemos cómo este sistema judicial del Reino de España, podrido y carcomido, heredero directa del franquismo, reprime con más y más fuerza al conjunto del Estado y la ciudadanía catalana".

La justicia regional investiga a numerosos activistas implicados en el proceso separatista a través de acciones de resistencia pasiva o facilitando el voto de octubre en alcaldías por ejemplo.

En Madridm el tribunal supremo investiga por su parte al núcleo duro del independentismo, una treintena de dirigentes y altos cargos. De ellas, cuatro están en prisión preventiva y otras seis salieron de España para evadir la justicia, entre ellos el presidente catalán destituido Carles Puigdemont, instalado en Bruselas.

En base al referéndum del 1 de octubre, los independentistas declararon el 27 de octubre una "República Catalana", que se quedó en nada.

Horas más tarde el gobierno central intervenía la autonomía de la región con 7,5 millones de habitantes.

du/mck.zm

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes