Detienen a un sacerdote por la supuesta introducción de objetos ilícitos en las cárceles

El sacerdote español Antonio Rodríguez fue detenido por la supuesta introducción de objetos ilícitos para pandilleros presos en cárceles salvadoreñas, en el marco de una amplia operación contra varios grupos delictivos que dejó al menos 127 capturados, informó hoy la Policía del país.

Rodríguez, conocido popularmente en El Salvador como "padre Toño", fue detenido anoche "por el delito de introducción de objetos ilícitos a centros penitenciarios", confirmó a los periodistas el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Ramírez.

La PNC indicó en su cuenta de Twitter que a Rodríguez también se le detuvo "por delitos de tráfico de influencias".

Además, se le atribuye el delito de agrupaciones ilícitas "porque es miembro, al colaborar activamente con la Pandilla 18", indicó el jefe de la Fiscalía General de la República (FGR) de la zona oriental del país, Gerardo Arriaza, en una conferencia de prensa.

De acuerdo con la investigación, que se desarrollo desde hace más de un año, uno de los líderes de la Pandilla 18 "tiene comunicación directa" con Rodríguez para que éste "introduzca objetos", entre ellos teléfonos "celulares u otro tipo" de cosas en algunas cárceles del país.

El fiscal general del país, Luis Martínez, precisó que la FGR tiene "tres casos (...) comprobados de introducción de objetos ilícitos" por parte de Rodríguez a centros penales, principalmente los de Izalco, en el departamento de Sonsonate (occidente), y de Cojutepeque, en Cuscatlán (centro).

"Rodríguez ha cooperado (con pandillas) traicionando a nuestra sociedad (...); él ha sido un colaborador (de) criminales que han sometido a nuestra sociedad", añadió.

Martínez aclaró que "no hay ningún tipo de persecución (política)" en contra de Rodríguez, como han señalado algunas organizaciones sociales.

Rodríguez es párroco de Mejicanos, municipio cercano a San Salvador, donde dirige desde hace varios años un programa de rehabilitación de pandilleros.

El director de la PNC declaró que, entre los detenidos, también hay al menos 12 policías, dos fiscales, tres empleados de tribunales de Justicia y varios abogados, vinculados a distintos delitos.

La operación comenzó la noche del martes, culminó este miércoles en la madrugada y se ejecutó en San Salvador y en los departamentos orientales de San Miguel, La Unión y Morazán, así como en La Paz y La Libertad (centro), en coordinación con la FGR.

Ramírez explicó que los detenidos pertenecen a una organización de narcotraficantes, una de pandilleros y a una red de policías, fiscales y empleados judiciales que favorecían a delincuentes.

Añadió que, en el caso del sacerdote, "como parte de la investigación de una estructura de pandillas en el departamento de La Unión, la FGR encontró elementos suficientes para poder también atribuir responsabilidad al señor Antonio Rodríguez por el delito de introducción de objetos ilícitos a centros penitenciarios".

"Y en cumplimiento a la orden emitida por parte de esa institución el día de ayer en horas de la noche se hizo efectiva esa captura también, así como de las demás personas, que son en total 127", puntualizó el jefe de la PNC.

Indicó que los demás detenidos en la amplia operación pertenecen a "diferentes estructuras" delictivas, vinculadas a delitos como homicidio, robo, extorsión, hurto, tráfico ilícito de drogas, cohecho y asociación ilícita, entre otros. EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7