Difícil probar que fuegos en Australia fueron provocados

SYDNEY (AP). La rabia provocada por las sospechas policiales de que algunos de los mortíferos incendios forestales que mataron a más de 180 personas en Australia la semana pasada estaba a su nivel máximo.

El primer ministro australiano afirmó que los culpables deberían "pudrirse en la cárcel", mientras que funcionarios gubernamentales planeaban presentar acusaciones con el cargó más grave posible: el de asesinato.

Sin embargo, algunos expertos indicaron que el conectar la relación entre encender un fuego y provocar la muerte con ello es muy difícil de probar.

La policía acusó ayer viernes a un hombre con un cargo de haber iniciado un incendio qie provocó la muerte y que intencionalmente dio comienzo a un incendio forestal cerca de la localidad de Churchill que mató a por lo menos 21 personas.

La cifra oficial de muertos por los incendios que ardieron en todo el estadio sudoriental del estado de Victoria el 7 de febrero es de 181 personas, pero las autoridades temen que la cifra exceda los 200 muertos.

Las acusaciones aún pueden ser modificadas, pero los procesos del viernes señalaron que la policía reconoce que demostrar el asesinato sin la posibilidad de una duda razonable eran muy difíciles de lograr.

Los incendios ocurren en casi cualquier lugar donde llega a hacer mucho calor durante el verano austral y en zonas donde la gente vive cerca de zonas boscosas _ como Australia, California, España o Francia. Por desgracia, también son comunes los incendios provocados intencionalmente por el hombre.

El Insituto de Criminología de Australia emitió un informe el mes pasado en el que concluyó que aproximadamente la mitad de los 60,000 incendios forestales que ocurren cada año o fueron encendidos de manera deliberada o se sospecha de que así ocurrieron.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes