Discriminación en distritos electorales de Texas

El Departamento de Justicia federal expresó el lunes a jueces de un panel federal que legisladores de Texas modificaron cuidadosamente distritos electorales con el fin de marginar a los electores de minorías, a pesar del fuerte aumento de la población hispana, en un esfuerzo deliberado por discriminarlos racialmente y proteger a legisladores conservadores.

Abogados de Texas respondieron que la Legislatura hizo su mejor esfuerzo, dado que tuvo que crear mapas electorales lo suficientemente partidistas como para que la mayoría republicana los aprobara, a la vez que restaron importancia a la insinuación de discriminación intencional.

El caso, que se presentó ante un panel de tres jueces de una corte federal de San Antonio, trata de distritos electorales creados en el 2011 para las elecciones a la Cámara de Representantes federal, así como para la cámara baja estatal. El tema puede tener implicaciones nacionales porque el Departamento de Justicia se ha unido al caso y alega que la Ley de Derechos Electorales todavía se aplica a Texas, a pesar de una reciente decisión de la Corte Suprema federal que hizo menos estrictas varias cláusulas clave.

El año pasado, la Corte Suprema falló que Texas y otros 14 estados con un historial de discriminación electoral ya no necesitan permiso de Washington, a tenor con la Ley de Derechos Electorales, para cambiar la forma en que se celebran los comicios. Desde entonces, el secretario de Justicia federal Eric Holder, ha prometido preservar las salvaguardas y el Departamento de Justicia usa el juicio en San Antonio para alegar que Texas todavía necesita autorización federal bajo cláusulas menos conocidas de la ley.

"El estado de Texas, como ha ocurrido en otros ciclos de modificación de distritos electorales desde 1970, aprobó mapas que discriminan a sus ciudadanos", dijo Bryan Sells, abogado de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, durante las declaraciones iniciales del juicio.

Se espera que el juicio dure una semana, aunque no se prevé una decisión durante varios meses. El falló no cambiará las elecciones en Texas porque jueces federales ya desestimaron los mapas electorales originales del 2011 y crearon otros con más distritos con inclinación demócrata.

Lo que se dirime en este juicio es si los legisladores republicanos que crearon los mapas originales tenían intención de discriminar. En ese caso, Texas tendría que seguir solicitando autorización federal bajo la Sección Tercera de la Ley de Derechos Electorales, que rara vez se ha aplicado porque el mismo efecto se lograba con otra parte de la ley que fue eliminada.

"Nadie en la Legislatura de Texas discriminó sobre la base de la raza", dijo Patrick Sweeten, procurador general adjunto de Texas, durante sus alegatos iniciales.

Marc Veasey, representante estatal demócrata en el 2011 y ahora legislador federal por Fort Worth, testificó que incluso antes de crearse los mapas, republicanos de la Cámara de Representantes estatal miembros de la Comisión de Modificación de Distritos Electorales celebraron audiencias para comentarios públicos en ciertas parte del estado donde sabían que las minorías probablemente no asistirían.

La audiencia del lunes se centró en la modificación de los distritos electorales en la Cámara de Representantes de Texas, de 150 escaños. Sells, del Departamento de Justicia, dijo que entre el 2000 y el 2010, la población del estado ha aumentado en más de 4 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente 90% son hispanos. Incluso así, dijo Sells, donde era posible crear 52 distritos electorales para la Cámara en que los candidatos de minorías tuvieran una ventaja, sólo se aprobaron 45.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7