Docenas de detenidos en San Luis, que acogerá más protestas

Cientos de policías en equipos antimotines patrullaron las calles del centro de San Luis tras una nueva jornada de protestas pacíficas luego de la absolución de un expolicía por la muerte de un afroestadounidense. Las manifestaciones derivaron en disturbios violentos que provocaron daños en propiedades y enfrentamientos con las autoridades.

La policía hizo docenas de detenciones poco después de medianoche, cuando los asistentes ignoraron la orden para dispersarse.

Se esperan más protestas a partir del lunes por la mañana y los manifestantes tienen previsto congregarse en el centro de la ciudad.

Un juez determinó el viernes que Jason Stockley, un agente de 36 años que dejó el departamento y se mudó a Houston hace tres años, no era culpable de la muerte de Anthony Lamar Smith, en 2011. El fallo desencadenó intensas protestas durante el fin de semana.

Cientos de personas marcharon el domingo por las calles del centro, del elegante vecindario Central West End y del moderno Delmar Loop, cerca de University City. Los disconformes atravesaron además dos centros comerciales en una zona adinerada del condado de San Luis.

La protesta del domingo comenzó en la comisaría de la policía en el centro de la ciudad. Siguiendo el mismo patrón que en días previos, más de 1.000 personas se manifestaron de forma pacífica durante varias horas. Al caer la noche, la mayoría regresó a sus casas. Alrededor de un centenar mantuvo la protesta, que se iba caldeando mientras avanzaban hacia el centro. Durante el recorrido, volcaron maceteros, rompieron los vidrios de algunas tiendas y hoteles y retiraron sillas de plástico de un local al aire libre.

Según la policía, los manifestantes lanzaron botellas con una sustancia desconocida a los agentes.

Un agente resultó herido en una pierna y fue trasladado a un hospital. Se desconocía el alcance de sus lesiones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes