Dominicana anuncia reapertura de consulados en Haití

El canciller dominicano Andrés Navarro anunció el viernes la pronta reapertura de los cinco consulados de su país en Haití, luego de que el gobierno haitiano se comprometió a reforzar la seguridad de las oficinas para evitar nuevas agresiones y a crear una campaña de radio para impedir violencia contra los dominicanos.

El gobierno de República Dominicana cerró el 4 de marzo sus cinco consulados después de que tres de ellos fueron escenario de protestas por parte de haitianos que aseguran que sus compatriotas que migran a territorio dominicano son objeto de frecuentes violaciones a los derechos humanos.

Navarro anunció que el domingo se reunirá con el embajador dominicano en Haití, Rubén Silié, y con el equipo consular para afinar los detalles de la reapertura de las oficinas la próxima semana.

Explicó que el gobierno de Haití se comprometió también a garantizar la seguridad en el transporte de carga y de pasajeros.

Decenas de furgones de mercancías provenientes de República Dominicana permanecieron varios días varados en la frontera a principios de marzo debido a que los choferes temían ser agredidos en territorio haitiano durante las protestas que realizaban manifestantes para denunciar los supuestos actos de xenofobia en territorio dominicano.

En una de las protestas el 25 de febrero los manifestantes lanzaron piedras contra el consulado en Puerto Príncipe y dos de ellos subieron al techo de la oficina, de donde bajaron la bandera dominicana y la quemaron ante la ovación de la multitud.

El canciller de Haití, Duly Brutus, anunció el viernes que su gobierno tiene previsto poner en marcha una campaña publicitaria a través de radio "para invitar a cada haitiano a respetar los derechos de los dominicanos" que cruzan la frontera por negocios o que residen en Haití.

Brutos y Navarro se entrevistaron el viernes en la localidad fronteriza de Jimaní, 285 kilómetros al oeste de Santo Domingo, para dialogar sobre la falta de seguridad por la que el gobierno dominicano cerró consulados y sobre las recientes tensiones bilaterales entre ambos países que comparten la isla La Hispaniola.

Las manifestaciones en Haití organizadas por grupos civiles surgieron luego de que a principios de febrero el cuerpo ahorcado de un inmigrante haitiano identificado como Henry Claude-Jean fue colgado de un árbol, con manos y pies atados, en un céntrico parque de la localidad dominicana de Santiago. Según diversas organizaciones de Haití, el homicidio fue una muestra de xenofobia y discriminación.

Navarro insistió que, de acuerdo con las investigaciones de la fiscalía y de la policía, los dos sospechosos del homicidio son haitianos.

El director de la policía judicial de Haití, Rameau Normil, y el encargado de Interpol en Haití se reunieron esta semana con el jefe de la policía dominicana para conocer detalles de la investigación sobre el homicidio de Claude-Jean.

El presiente haitiano Michel Martelly ha insistido en la necesidad el esclarecer el crimen.

Las relaciones entre los dos países, que comparten una larga historia de conflictos migratorios, políticos y comerciales, alcanzaron una de sus mayores tensiones en 2013, cuando Haití prohibió sin previo aviso la importación de varios productos agrícolas dominicanos y el Tribunal Constitucional de República Dominicana ordenó abrir juicios individuales para anular la nacionalidad de las personas nacidas entre 1929 y 2007 de padres extranjeros sin permiso de residencia, en su gran mayoría de origen haitiano

Brutus anunció que la comisión binacional creada para debatir las tensiones bilaterales tras las tensiones de 2013 retomará su trabajo a finales de este mes, luego de un largo periodo de receso debido a los conflictos políticos internos de Haití.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes