Dominós en picada rinden homenaje a caída del Muro de Berl

BERLIN ( AP). Unos dominós gigantes pintados por estudiantes alemanes fueron colocados el sábado a lo largo del antiguo camino al Muro de Berlín para conmemorar el 20mo aniversario de la caída de la pared que dividió la ciudad en dos por casi 30 años.

Muchos de los dominós de plástico de 2,3 metros de alto tenían mensajes como " somos un mismo pueblo". Aproximadamente 1,000 dominós se colocaron en 1,5 kilómetros y serán tumbados el lunes como parte de las celebraciones sobre la caída del muro.

Un dominó titulado " corazón sangrante" mostraba una espada que partía Berlín a la mitad para desatar un chorro de sangre y cruces.

" Todos tienen muros en sus cabezas de alguna manera", dijo Stefan Schueler, residente de Berlín al tiempo que observaba la muestra de dominós. " Es bueno que uno pueda romperlos, me parece que éste es un buen símbolo".

El ex presidente polaco Lech Walesa, cuyo movimiento prodemocrático Solidaridad jugó un importante papel para terminar con el comunismo en Europa del Este, será quien dé un empujón al primer dominó que derrumbará al resto.

La secretaria de estado Hillary Rodham Clinton, el primer ministro británico Gordon Brown, el presidente francés Nicolas Sarkozy y el presidente ruso Dmitry Medvedev también asistirán a las conmemoraciones formales sobre el fin del muro del 9 de noviembre de 1989.

" La caída del muro fue un gran acontecimiento y creo que la mayoría de los residentes de Berlín están agradecidos con aquellos que hicieron que sucediera", dijo Guenter Nowak, otro residente de Berlín que se paseaba entre los dominós.

La canciller alemana Angela Merkel, que era residente de Alemania Oriental cuando cayó el muro, dijo el sábado en su podcast semanal que este fue un día que " cambió las vidas de muchas personas, incluyéndome a mí".

" Es especialmente grato para nosotros poder celebrar este día con nuestros vecinos europeos", agregó Merkel. " Los alemanes no olvidaremos a nuestros vecinos y aliados que hicieron que fuera posible la vía para la reunificación alemana".

Los investigadores estiman que 136 personas murieron al tratar de cruzar el muro durante sus 28 años de existencia.

El sábado en una población fuera de Berlín fueron colocadas tres nuevas rocas para conmemorar a los caídos del muro. Una de ellas honraba a Horst Kullack, de 23 años, a quien mataron a tiros los guardias fronterizos el 31 de diciembre de 1971.

Para su familia la memoria continuaba intacta.

" Se fue. Desapareció", dijo su padre, Willi Kullack. "No llegó a casa, era la Noche de Año Viejo".

Agregó que la policía secreta de Alemania del este llegó a su casa al día siguiente y Kullack les preguntó por su hijo.

" Ellos dijeron: 'No va a regresar más'", recordó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes