Döner kebab es la comida rápida favorita en Alemania

BERLIN (AP). Olvídese del bratwurst, currywurst y otro tipo de salchichas _ el döner kebab se ha convertido en la comida rápida favorita en Alemania.

Traída inicialmente por emigrantes turcos a Berlín Occidental en los setenta, la carne que se sirve en lascas en pan pita, con lechuga, tomates, cebollas y diferentes salsas es vendida ahora en todo el país, desde el Báltico hasta los Alpes Bávaros.

Estudiantes y juerguistas lo disfrutan tanto como constructores, niños y turistas con bajo presupuesto.

"Pensamos que el döner kebab es la comida rápida favorita de los alemanes en estos momentos", dijo Yunus Ulusoy, un experto del Centro de Estudios de Turquía en Essen, quien ha realizado una extensa investigación sobre cómo esa especialidad extranjera conquistó los apetitos culinarios alemanes.

El secreto tras el éxito del döner no está solamente en su satisfactorio sabor de asado, dice Ulusoy, sino también en las grandes porciones y el bajo precio _ un döner regular cuesta entre 2,50 y 5 euros (3,30 y 6,70 dólares).

Los emparedados de ternera y pollo son más populares que la pizza, las hamburguesas, las patatas fritas e incluso las clásicas salchichas alemanas, de acuerdo con un sondeo de la revista Men's Health alemana en el 2008.

"No podemos seguirla llamando comida turca, porque los alemanes la disfrutan más incluso que los turcos", dijo Ulusoy.

Unos 15,500 puestos y restaurantes en Alemania venden unas 400 toneladas de döner cada día, de acuerdo con ATDID, La Asociación de Productores de Döner Turco en Europa. Unos 60.000 trabajadores producen, cortan y procesan el satisfactorio manjar con ventas anuales de 2.500 millones de euros (3.300 millones de dólares).

La palabra döner, proveniente del verbo turco donmek (girar), alude a la forma en que la carne es asada durante horas en una pieza giratoria.

En Turquía, era preparado originalmente con carnero, y solamente en platos. De acuerdo con la tradición, Mahmut Aygun, un inmigrante turco, fue quien inventó el primer emparedado de döner en 1971, cuando vendió la carne en un pedazo de pan pita, con salsa de yogurt en un puesto de City-Imbiss cerca de la principal estación de trenes del zoológico de Berlín Occidental.

Desde entonces, el refrigerio ha sido exportado alrededor del mundo, e incluso países tan lejanos como Vietnam venden ahora el döner kebab como "comida típica de los estudiantes alemanes", como han reportado reiteradamente periódicos en Alemania.

Unos 2,7 millones de personas de origen turco viven en Alemania, de los cuales aproximadamente medio millón son ciudadanos alemanes.

Aunque el plato fue vendido inicialmente en Berlín, los puestos de ventas surgieron en todo el país en los noventa, cuando la segunda generación de inmigrantes alcanzaron la edad adulta y establecieron sus propios negocios. Vendedores mayoristas que venden la carne ya en el asador también proliferan.

En los últimos 40 años, los vendedores de döner han refinado el sabor y lo han asimilado al paladar alemán. Lascas finísimas de pollo o ternera son usualmente acompañadas de lechuga, tomates, pepinos, col y cebolla roja. Los comensales pueden optar entre salsa de ajo, yogur o picante.

"En Turquía, el plato es servido sin salsa, pero los alemanes no pueden comer carne sin salsa", dice Ulusoy, que añade que la carne en sí está mucho más sazonada que en Turquía.

Las recetas para la sazón cambian de puesto en puesto, y son un secreto bien guardado. A menudo, la carne es marinada en yogur y salpicada con hojuelas de pimiento morrón, sal, pimienta negra y pimentón. Puestos árabes que venden la variante shawarma a menudo añaden canela, semillas de cilantro y jugo de granada.

A diferencia del gyro, donde la carne contiene mucho orégano, es generalmente de cerdo y es servida en trozos grandes, el döner tiene que ser cortado muy fino.

"Uno tiene que tener un verdadero instinto para cortar carne", dice Ismet Donmez, dueño del Rosenthaler Grill- und Schlemmerbuffet en Berlín. "El arte está en cortar muy fino, pero sin presionar el cuchillo contra el asador, porque si no la grasa se escapa y la carne se vuelve seca".

Donmez, que inmigró de Turquía hace 20 años, vende döner de pollo y ternera 24 horas al día en una transitada plaza en el barrio capitalino de Mitte. Insiste en que sus empleados corten la carne manualmente, empleando largos cuchillos con puntas redondeadas.

Cuando se le preguntó sobre el llamado robot de döner, una máquina cortadora automática que fue inventada e Izmir, Turquía, y recientemente introducida en Alemania en una feria comercial, Donmez se limita a un gesto desdeñoso.

"Hace 10 años trataron de introducir cuchillos automáticos y eso no resultó", dijo. "Vamos a seguir haciéndolo todo manualmente, ésa es la mejor forma".

La larga cola de personas esperando frente a su restaurante parece darle la razón.

"Yo he venido aquí por mi almuerzo todos los días desde que llegué a Berlín", dijo Ofir Steinberg, un turista israelí de visita en la ciudad por una semana. "Es el mejor shawarma que he comido. Mucho mejor que en mi país".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes