Duelo nacional en Bangladesh tras masacre yihadista en un restaurante

Bangladesh iniciaba este domingo un duelo nacional de dos días tras la masacre en un restaurante de 20 rehenes, la mayoría extranjeros, mientras que el gobierno insiste en que los atacantes pertenecían a un grupo yihadista local y no a la organización Estado Islámico (EI).

La primera ministra de Bangladés, Sheij Hasina, decretó el sábado por la noche un duelo nacional de dos días y exhortó a los extremistas a "dejar de matar en nombre de la religión".

Esta masacre ocurrida en un restaurante de la capital de Bangladés, Daca, frecuentado por extranjeros, fue reivindicada por el grupo Estado Islámico. Entre las víctimas figuran nueve italianos, siete japoneses, un estadounidense y una india.

Pese a la reivindicación del EI, el ministro del Interior de Bangladés aseguró que los atacantes pertenecían a un grupo extremista local. Seis de ellos fueron abatidos por las fuerzas de seguridad, mientras que un séptimo fue detenido y está siendo interrogado.

"Son miembros de Jamaeytul Mujahdeen Bangladés", dijo el ministro Asaduzzaman Khan a la AFP, en referencia a un grupo yihadista local. Según él, "no tienen ningún vínculo con el EI".

Durante el ataque lanzado la noche del viernes, estos hombres, fuertemente armados, masacraron a la mayoría de los rehenes con machetes. Además, dos policías murieron al inicio del ataque.

Bangladés está sumido desde hace meses en una ola de violencia, que incluye asesinatos de representantes de minorías religiosas, intelectuales y extranjeros. Estos ataques han sido reivindicados por el EI, pero el gobierno niega la presencia de este grupo en el país.

Los analistas estiman que las autoridades bangladesíes no quieren admitir la presencia de organizaciones como el EI o Al Qaida en su territorio por miedo a que ésto ahuyente a los inversores.

Para Shahedul Anam Khan, analista del diario Daily Star, tras este ataque, el gobierno ya no podrá negar la presencia de estos grupos en su suelo.

"No estamos seguros que estas personas estén vinculadas de forma orgánica a grupos extremistas internacionales, pero el gobierno debe reconocer la marca del EI en el país y una multitud de desmentidos no cambiará nada", estimó.

Italia anunció la muerte de nueve italianos mientras que Japón lamentó la muerte de siete de sus nacionales. El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, expresó "su cólera frente a la muerte de inocentes".

Entre las víctimas figura también un estadounidense y una india de 19 años, estudiante de la universidad de Berkeley.

Al menos 13 rehenes, incluyendo tres extranjeros, fueron rescatados por las fuerzas de seguridad.

Un sobreviviente bangladesí contó que los atacantes separaron a los clientes en dos grupos, los extranjeros y los bangladesíes.

"Nos decían: 'no se preocupen, estamos aquí para matar a los extranjeros y a los que no son musulmanes. Deben rezar, recen cinco veces al día", contó este sobreviviente, que prefirió no dar su nombre, al diario Dhaka Tribune.

Los atacantes eran personas instruidas, según el ministro del Interior. "Se trata de jóvenes instruidos, que fueron a la universidad. Ninguno viene de una madrasa (escuela coránica)", aseguró el ministro.

Las autoridades de Bangladés prohibieron al principal partido islamista presentar candidatos a las elecciones y varios de sus dirigentes fueron arrestados o ejecutados recientemente por el papel que desempeñaron en la guerra de independencia de 1971.

Paralelamente, las autoridades lanzaron el mes pasado en todo el país una serie de operativos contra los grupos yihadistas locales que se saldó con unos 11.000 arrestos.

Varios grupos de defensa de los derechos humanos estiman, sin embargo, que estas detenciones son a menudo arbitrarias o que tienen como objetivo acallar a opositores políticos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes