Dueño de fábrica de EU sentenciado en caso de inmigrantes

BOSTON (AP). El propietario de una fábrica de artículos de piel fue sentenciado el martes a un año de prisión por albergar y ocultar a inmigrantes ilegales en la planta que fue registrada por agentes en el 2007.

Francesco Insolia, quien se había declarado culpable en noviembre, dijo en la corte que era totalmente responsable de no haber emprendido ninguna acción luego de ser informado de que en su fábrica de New Bedford trabajaban inmigrantes ilegales.

"Soy responsable de la conducta", dijo Insolia, mientras escuchaban más de 30 seguidores emocionados. "Nunca en mi peor pesadilla hubiera pensado que me encontraría en la posición que me encuentro hoy", señaló.

La empresa de Insolia, Michael Bianco Inc., deberá pagar un millón de dólares por 18 cargos específicos de contratación de inmigrantes ilegales a sabiendas entre el 2004 y finales del 2006.

Cuando se realizó la redada en la fábrica en marzo del 2007, las autoridades federales arrestaron a 361 trabajadores, la mayoría de los cuales eran de Guatemala, El Salvador y Honduras.

Defensores de los derechos de los inmigrantes criticaron la redada por separar familias, dejando a los niños sin el cuidado adecuado. La agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos dijo que la redada fue manejada adecuadamente.

La compañía fue vendida a Eagle Industries, de Fenton, Misurí, hace más de un año.

El juez federal de distrito Douglas Woodlock dijo que recibió cartas de partidarios de Insolia y de ex trabajadores elogiándolo como patrón y por su trabajo comunitario.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes