EEUU: Migrantes desconocen cuándo se reunirán con sus hijos

Dos días después de que el presidente Donald Trump ordenó poner fin a la separación de familias en la frontera, las autoridades federales buscaban el viernes espacios para mantenerlas recluidas juntas, aunque cientos de padres desconocían cuándo se reencontrarán con sus hijos.

El Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) anunció que pretende canalizar 15.000 camas para familias inmigrantes detenidas. El día anterior, el Pentágono dijo que facilitaría espacio para 20.000 migrantes en bases militares estadounidenses.

Sin embargo, fuera de eso, todo se reducía a frustración y preocupación entre muchos padres separados de sus hijos y detenidos por haber ingresado en forma ilegal en el país en las últimas semanas.

Algunos padres enfrentaban dificultades para comunicarse con sus hijos, quienes en muchos casos están detenidos a cientos de kilómetros (millas) de distancia en lugares como Nueva York y la zona de Chicago. Algunos incluso dijeron desconocer dónde se encontraban sus hijos.

Trump tomó una postura recalcitrante y acusó a los demócratas de contar “historias falsas de tristeza y dolor”. Trump se reunió con padres que perdieron hijos a manos de inmigrantes que ingresaron en forma ilegal en el país para explicar que esas personas eran las verdaderas víctimas de las deficiencias en la frontera.

“No podemos permitir que inmigrantes ilegales invadan nuestro país”, dijo Trump en un tuit.

Más de 2.300 menores fueron separados de sus familias en la frontera en las últimas semanas. Un funcionario señaló que unos 500 de ellos ya volvieron a reunirse con sus padres desde mayo.

El anuncio de Trump del miércoles de suspender la separación de familias después de una fuerte ola de indignación internacional causó confusión e incertidumbre a lo largo de la frontera.

Las agencias federales intentan establecer un proceso centralizado para reunir de nuevo a todos los menores en un centro de detención en Texas con sus padres, dijo a The Associated Press un funcionario de alto rango que solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones sobre el asunto.

Un funcionario del ICE dijo que se desconoce el número de familias que volverán a reunirse.

“Es una gran pregunta. Pero no hay muchas respuestas”, afirmó Henry Lucero, director de operaciones de campo durante un foro en Weslaco, Texas.

Por su parte, las autoridades federales al parecer comenzaban a flexibilizar la política de “tolerancia cero” del gobierno de Trump de presentar cargos contra todos los adultos detenidos por ingresar en forma ilegal en Estados Unidos, aunque el Departamento de Justicia rechazó categóricamente que haya algún cambio.

La defensoría pública federal para la región que abarca de El Paso a San Antonio dijo en un correo electrónico que los fiscales ya no presentarán cargos de ingreso ilegal en Estados Unidos contra los padres que traigan niños.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7