EEUU: Proyecto de desempleo supera primer obstáculo

Un proyecto de ley para renovar las prestaciones a los desempleados a largo plazo superó el martes un obstáculo inicial en el Senado, pero la suerte de la norma sigue en duda.

El Senado aprobó por 60-37 limitar el debate, en una votación en la que media docena de republicanos dieron el sí junto con el bloque demócrata.

El presidente Barack Obama aplaudió la votación como un importante primer paso. En declaraciones en la Casa Blanca, donde lo acompañaban varios trabajadores desempleados, Obama rechazó el argumento de que las prestaciones le quitan al desempleado la motivación de buscar trabajo.

"Eso es menospreciar al pueblo estadounidense", dijo Obama. Añadió que los desocupados "hacen tremendos esfuerzos" para conseguir empleo.

Por su parte, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, dijo que él y sus correligionarios tratarán de hacer cambios para que el costo de la ley, de 6.400 millones de dólares, no se sume al déficit, una medida que los demócratas han rechazado. Entre éstos quiere que se suspenda la obligación de adquirir un seguro de cobertura médica de acuerdo a lo establecido por la ley de salud impulsada por el presidente Obama, medida que permitiría ahorrar millones de dólares en subsidios federales a personas de bajos ingresos.

Como está redactada, la ley de prestaciones para desempleados restauraría entre 14 y 47 semanas de beneficios, por un promedio semanal de 256 dólares a aproximadamente 1,3 millones de personas que carecen de empleo, quienes fueron afectados cuando el programa expiró el 28 de diciembre. Si el congreso no actúa, miles más resentirán el impacto cada semana a medida que expiren los programas de apoyo estatales, que generalmente duran 26 semanas.

El voto ocurre al principio de un año electoral en el que ambos partidos han dejado claro que buscarán el apoyo de millones de votantes que han tenido problemas económicos durante la peor recesión en décadas y en el lento periodo de recuperación que le ha seguido.

La frase que impera entre los políticos es disparidad en el ingreso, que se explica como la diferencia entre los ricos y los que carecen de dinero. Los demócratas quieren una extensión de los beneficios a largo plazo para desempleados y después una propuesta para aumentar el salario mínimo, a lo que se espera que se opongan muchos republicanos.

En declaraciones en el Senado, el líder de la mayoría demócrata Harry Reid subrayó que la reciente avalancha de buenas noticias económicas no se compara con "la oscura realidad" que viven millones. "Se sientan a la mesa, si tienen la suerte de poseer una, y hacen malabares con las facturas".

McConnell respondió: "Sí, debemos crear soluciones para aquellos que están sin trabajo. Aunque esto no sea su responsabilidad. Pero no hay motivos para aprobar leyes de seguro de desempleo sin encontrar la forma de crear trabajos estables, buenos, con sueldos apropiados, y también tratar de encontrar el dinero que se necesita para pagarlos. Así que apoyemos las medidas significativas para crear empleos y encontremos la forma de pagar estos apoyos de modo que no se sumen a un déficit casi insostenible".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7