EEUU: Testimonio de denunciantes está protegido

La Primera Enmienda de Estados Unidos protege a los empleados públicos de represalias en el empleo cuando se les llama a testificar en un tribunal sobre la corrupción oficial, falló la Corte Suprema.

La decisión unánime del jueves alegró a los defensores de los denunciantes, quienes dijeron que pudiera alentar a más empleados del gobierno a cooperar con los fiscales en casos de fraude público sin temor a perder su empleo.

Los magistrados fallaron a favor de Edward Lane, ex funcionario de una universidad comunitaria de Alabama, quien dijo fue despedido después de testificar en un juicio por fraude penal contra un legislador estatal. Varios tribunales inferiores habían fallado contra Lane alegando que testificaba como empleado de la institución, no como ciudadano común.

Escribiendo a nombre del tribunal, la magistrada Sonia Sotomayor dijo que el testimonio de Lane estaba protegido por la constitución porque hablaba como un ciudadano sobre un asunto de interés público, aunque cubriera hechos de los que se enteró en su empleo.

En casos anteriores, el tribunal ha dicho que los empleados públicos por lo general no tienen derechos de libre expresión cuando hablan de asuntos de su empleo, pero Sotomayor dijo que el testimonio bajo juramento en procedimientos judiciales "es un ejemplo clásico de la liberta de expresión como ciudadanos por una sencilla razón: cualquiera que declara en un tribunal tiene la obligación, con el tribunal y con la sociedad en general, de decir la verdad".

Sotomayor fue cuidadosa al señalar que las responsabilidades de Lane no incluían declarar en procedimientos judiciales y dijo que el tribunal no se pronunciaba sobre si el fallo es válido para otros empleados públicos, como agentes o investigadores de policía, que declaran en tribunales con frecuencia.

"Este fallo da luz verde a todos los empleados públicos que tienen información sobre corrupción y fraude en entidades oficiales y deseen denunciar esos delitos", dijo Stephen Kohn, director ejecutivo del National Whistleblower Center (Centro Nacional de Denunciantes). Kohn pronosticó que la decisión tendrá "un impacto amplio" sobre las investigaciones de fraude en valores, la banca e impuestos.

Lane era director de un programa juvenil de una universidad comunitaria en Alabama en 2006 cuando descubrió que la legisladora estatal Sue Schmitz estaba en la nómina pero no iba a trabajar. Lane despidió a Schmitz a pesar de advertencias de que hacerlo podría afectar su propio empleo.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7