EEUU ayudará a Irak para detener a insurgentes

Estados Unidos se prepara para enviar nueva ayuda a Irak con el fin de reducir el impulso de un violento avance insurgente que amenaza con apoderarse del norte del país, informaron el miércoles funcionarios.

Pero Washington sólo ofreció un tibio respaldo al agobiado primer ministro iraquí y algunos legisladores federales cuestionaron abiertamente si debería permanecer en el poder.

Sin un reemplazo obvio del premier Nuri al-Maliki —y ninguna intención aparente de su parte de dejar el cargo— Washington está en gran medida resignado a seguir trabajando con su gobierno, encabezado por chiíes y que ha tenido como blanco a opositores políticos suníes y, a cambio, ha inflamado las tensiones sectarias en Irak.

"Es obvio que él no ha sido un buen primer ministro", dijo el senador Bob Corker, el principal republicano en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado. "No ha hecho un buen trabajo de acercarse a la población suní, lo que ha causado que ésta sea más receptiva a los esfuerzos de al-Qaida".

El presidente del panel, el senador demócrata Bob Menéndez, hizo notar que al-Maliki sólo tiene un respaldo tibio, tanto en Irak como entre funcionarios estadounidenses.

"No sé si volverá a ser primer ministro", afirmó Menéndez. "Supongo que, según muchas versiones, a la larga podría (reunir) la coalición necesaria para lograrlo".

Insurgentes del Estado Islámico de Irak y el Levante, un grupo inspirado por al-Qaida, tomaron el miércoles el poblado de Tikrit en el norte de Irak, un día después de apoderarse de Mosul, la segunda urbe más grande del país.

La red insurgente ha controlado la ciudad occidental de Faluya desde que comenzó el año, y lucha para apoderarse de Beiji, un poblado crucial en el norte en el que hay una refinería.

rajakesAP

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7