EEUU concluye presencia militar en Filipinas

Después de contribuir durante más de una década a la lucha contra milicianos islámicos, Estados Unidos decidió desbandar un contingente antiterrorista de cientos de soldados en el sur de las Filipinas donde grupos armados como Abu Sayyaf han sido prácticamente desmantelados, dijeron las autoridades el jueves.

Pero fuerzas especiales del Comando Estadounidense en el Pacífico, posiblemente en menor número, permanecerán después de la desactivación de la Fuerza Conjunta de Tareas para las Filipinas, a fin de asegurar que desprendimientos de al-Qaida como Abu Sayyaf y Yemá Islamiya, de Indonesia, no recuperen terreno perdido, según funcionarios estadounidenses y filipinos.

La medida abre un nuevo capítulo en la prolongada batalla contra los movimientos inspirados por al-Qaida en el sur de las Filipinas, considerada por Washington como vital en el esfuerzo mundial por mantener a los terroristas a raya. Refleja un cambio en las estrategias de seguridad en Asia, donde nuevas preocupaciones por conflictos territoriales protagonizados por China han alarmado a los aliados de Estados Unidos involucrados en las disputas.

Un año después de los ataques terroristas a Estados Unidos en el 2001, los militares estadounidenses establecieron la fuerza de tareas en el sur de las Filipinas para apuntalar las fuerzas filipinas escasamente equipadas a contener la agresión de Abu Sayyaf, que aterrorizaba pueblos enteros y secuestró más de un centenar de personas, incluso tres estadounidenses.

Aunque los estadounidenses no pueden entrar en combate por disposición de la Constitución filipina, su asesoramiento, entrenamiento, suministro de equipos militares y espionaje, incluso vigilancia teledirigida, ayudó a los militares filipinos a contener la amenaza de Abu Sayyaf. La ofensiva conjunta disminuyó el número de los terroristas a unos 300 pistoleros, que sobreviven mediante extorsión y secuestros.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada