EEUU enviará asesores militares a Irak

El presidente Barack Obama anunció el jueves que Estados Unidos enviará hasta 300 asesores militares a Irak y establecerá centros de operaciones conjuntas en la región, e instó al gobierno iraquí a gobernar con una agenda más inclusiva para impedir que esa nación se precipite en una guerra civil.

Añadió que seguirá siendo una opción lanzar ataques selectivos y precisos a fin de combatir la insurgencia de los islamistas suníes.

Obama formuló sus declaraciones después de reunirse con sus asesores de seguridad nacional en la Casa Blanca para discutir la situación en Irak.

El mandatario, sin embargo, enfatizó que no enviará soldados a Irak nuevamente. Indicó también que su gobierno intensificará sus operaciones de vigilancia y espionaje en la región a fin de evaluar mejor las amenazas al gobierno iraquí.

Sumadas las medidas anunciadas previamente, las acciones de Obama podrían poner casi 600 soldados en Irak. Los 300 asesores militares anunciados el jueves se sumarán hasta 275 emplazados en y en torno de Irak para suministrar seguridad y apoyo a la embajada en Bagdad y otros intereses estadounidenses.

Pero enfatizó que los soldados no volverán a desempeñar funciones de combate.

"No tenemos la capacidad de solucionar sencillamente este problema despachando decenas de miles de soldados y dedicando la sangre y recursos que ya se han invertido en Irak", dijo Obama a la prensa en la Casa Blanca. "En definitiva, esto es algo que tendrá que ser solucionado por los iraquíes".

El presidente no reclamó la renuncia del primer ministro iraquí Nuri al-Maliki aduciendo que "no es tarea nuestra escoger a los líderes de Irak". Pero agregó que esos líderes "deben superar sus diferencias y unirse" por el bien de su nación.

"No volvamos a precipitar esto en el abismo", advirtió.

Obama habló después de reunirse con su equipo de seguridad nacional para discutir opciones militares y sopesar la presión que podría aplicarse a al-Maliki para que aplique cambios y haga su gobierno más inclusivo. Altos funcionarios estadounidenses creen que prestar mayor atención a las preocupaciones de los suníes ofrece la mejor oportunidad de prevenir una nueva conflagración como la que sacudió Irak hace menos de una década.

Las autoridades estadounidenses se preocupan de que presionar demasiado a al-Maliki no haga sino fortalecer su resolución de mantenerse en el cargo y acercarse a Irán, que busca mantener al líder chií en el poder.

Antes del anuncio del presidente, la titular de la bancada demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, manifestó preocupación de que el gobierno despache aun un contingente militar reducido a Irak.

"Creo que hay que tener cuidado al enviar fuerzas especiales porque es una cifra que tiene tendencia a crecer. Y por eso me gustaría ver el contexto, propósito, calendario y todo el resto para algo de ese tipo", dijo Pelosi en su conferencia de prensa semanal.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7