EEUU envía a un alto funcionario a Singapur para preparar la cumbre con Kim

La Casa Blanca afirmó hoy que un alto funcionario estadounidense, Joe Hagin, viajará este fin de semana a Singapur para preparar la cumbre entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte, una posible señal de la confianza de Washington en que la cita pueda producirse el 12 de junio en ese país.

Hagin, el jefe de gabinete adjunto de la Casa Blanca para operaciones, "viajará a Singapur este fin de semana para continuar los preparativos para la reunión del 12 de junio (del presidente estadounidense Donald Trump) con el líder norcoreano, Kim Jong-un", dijo a Efe un portavoz presidencial, Raj Shah.

"Nuestros anfitriones en Singapur son extremadamente atentos y están comprometidos a ayudar a ambos lados", dijo Shah.

El portavoz subrayó que la Casa Blanca "siempre envía" a equipos encargados de los preparativos "antes de cualquier visita presidencial" a cualquier país.

Preguntada por Efe, la Casa Blanca no quiso aclarar si Hagin se reunirá únicamente con funcionarios de Singapur o si también mantendrá contactos con representantes de Corea del Norte.

Se desconoce el nivel al que se han producido los contactos preparativos entre Estados Unidos y Corea del Norte, dos países que no tienen relaciones diplomáticas.

Sin embargo, según informó hoy la cadena ABC News, la Casa Blanca está preocupada por esos contactos desde hace dos semanas, cuando la delegación norcoreana no se presentó a un encuentro con Estados Unidos para planificar la cumbre presidencial.

Ese desplante se produjo, aparentemente, días antes de que Corea del Norte amenazara públicamente con cancelar la cumbre con Trump debido a lo que calificó como presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización "unilateral".

Trump dijo hoy que "la semana que viene" se sabrá si la cumbre se celebra finalmente en la fecha prevista, y garantizó que "algún día, en alguna fecha, se producirá, absolutamente".

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se mostró por su parte "esperanzado" de que la cumbre pueda producirse como está previsto, aunque subrayó que el futuro de la cita está en manos de Kim.

"Esa decisión dependerá en último término del presidente Kim", dijo hoy Pompeo en una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes