EEUU arresta a inmigrante mexicano protegido por DACA para deportarlo

Las autoridades migratorias de Estados Unidos detuvieron el viernes a un joven mexicano pese a que está protegido por un decreto que impide su deportación, informaron este miércoles sus abogados y el gobierno a la AFP.

El arresto de un joven protegido por el DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals, en inglés), según sus abogados un hecho inédito, plantea dudas sobre el futuro de unos 750.000 inmigrantes que se han acogido a este decreto firmado por el expresidente Barack Obama en 2012.

Daniel Ramírez Medina, de 23 años, fue arrestado el viernes pasado por agentes migratorios cerca de Seattle (noroeste).

Los agentes llegaron a su hogar para detener a su padre, que tampoco tiene papeles y ya había sido deportado una vez, y terminaron arrestando a ambos, dijeron a la AFP abogados de derechos humanos que lo defienden de manera gratuita.

Ramírez, que llegó a Estados Unidos con sus padres cuando tenía siete años, tramitó el DACA por primera vez en 2014 y lo renovó el 5 de mayo de 2016. Eso permite al joven, que es padre de un niño de tres años nacido en Estados Unidos, residir y trabajar legalmente en el país al menos por dos años más.

Su arresto es "imprecedente e injustificado y viola las promesas que se le hicieron a él y a otros que obtuvieron el DACA", dijo Mark Rosenbaum, uno de sus abogados del bufete pro-bono Public Counsel, en un comunicado.

El DACA fue creado como una medida temporaria para evitar la deportación de cientos de miles de jóvenes traídos por sus padres a Estados Unidos cuando niños, que han vivido casi toda su vida en el país y están totalmente integrados a la cultura estadounidense.

Pero las autoridades migratorias aseguran que Ramírez confesó que es miembro de una pandilla, lo cual puede ser un argumento para negar el DACA a un aplicante.

"Los agentes detuvieron a Ramírez en base a su propia admisión de que está afiliado a una pandilla, y al riesgo de seguridad pública", dijo a la AFP una portavoz de la agencia migratoria (ICE), Rose Richeson.

Los abogados de Ramírez, no obstante, afirman que esta confesión fue arrancada a la fuerza por agentes del ICE y que su cliente nunca cometió un crimen y no tiene antecedentes penales.

El presidente Donald Trump ya ordenó construir un muro en la frontera con México y ha prometido deportar a millones de inmigrantes indocumentados, comenzando por aquellos con antecedentes penales.

Una audiencia sobre el caso tendrá lugar este viernes en una corte de Seattle.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes