EEUU retira su invitación a China para hacer ejercicios militares

Estados Unidos anunció el miércoles que retiró la invitación a China para participar en unos ejercicios militares en el Pacífico en protesta por la "militarización" que realiza el gigante asiático en islas en disputa, en una decisión condenada por Pekín.

"Tenemos evidencias claras de que China ha desplegado misiles antibuques y misiles tierra-aire en las islas en disputa Spratly, en el mar de China Meridional", señaló el portavoz del Pentágono, el teniente coronel Chris Logan.

"Hemos retirado nuestra invitación a la Marina de la República Popular de China para los ejercicios" bienales, añadió, en referencia a los RIMPAC, las prácticas marítimas más importantes del mundo en las que participan cerca de 30 países. Este año están previstas del 27 de junio al 2 de agosto.

El anuncio se produjo mientras el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se encontraba en Washington para conversar con el secretario de Estado estadounidense Estados Unidos, Mike Pompeo.

Es "una medida no constructiva", lamentó Wang.

"También es una decisión tomada a la ligera y que no ayuda a un entendimiento mutuo entre China y Estados Unidos", agregó durante una conferencia de prensa conjunta con Pompeo, quien prefirió remitir al Pentágono cualquier comentario sobre la medida.

"China sostiene que las construcciones en estas islas son para garantizar la seguridad en el mar, la asistencia a la navegación y la búsqueda y salvamento en el mar, así como la protección de los pescadores", señaló por su parte Logan, quien añadió que "el despliegue de este armamento sólo puede tener fines militares".

China ya participó en dos ocasiones en estos ejercicios, en 2014 y 2016.

"La continua militarización de zonas en disputa en el mar de China Meridional solo sirve para aumentar las tensiones y desestabilizar la región", apuntó Logan, que calificó al comportamiento de China de "incongruente" con los objetivos y principios de los ejercicios.

Pekín reclama por razones históricas muchas islas y arrecifes del mar de China Meridional, en particular el archipiélago Spratly, al norte de Filipinas. Pero en 2016 un arbitraje internacional la contradijo y países vecinos (Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunei) también tienen reclamos que a veces se superponen.

China apoya sus pretensiones de soberanía con construcciones en las islas y arrecifes que controla. Ha levantado instalaciones civiles pero también pistas de aterrizaje capaces de acoger aviones militares.

"El aterrizaje de un bombardero chino en la isla Woody también ha elevado las tensiones", dijo el portavoz del Pentágono. La isla Woody es la principal base china en el archipiélago de Paracel, también reclamada por Vietnam y Taiwán.

El régimen comunista ha sido blanco de protestas, en particular de Estados Unidos, Vietnam y Filipinas, al organizar el viernes ejercicios militares en las disputadas aguas del mar de China Meridional. Se trató de una serie de despegues y aterrizajes de bombarderos de largo alcance y capacidad nuclear H-6K.

Washington y otros países occidentales han insistido en que las disputas en esta vasta región marítima deben resolverse legalmente y que la libertad de navegación debe ser respetada.

"Pedimos a China que retire sus instalaciones militares inmediatamente y revierta su militarización del mar de China Meridional", dijo el teniente coronel Logan.

Los primeros ejercicios RIMPAC se realizaron en 1971, y en 1974, a causa de su magnitud, se decidió hacerlos una vez cada dos años. Los fundadores son Estados Unidos, Australia y Canadá.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7