EEUU publica pruebas de que Rusia entrenó y equipó a rebeldes en Ucrania

El Gobierno de EEUU divulgó hoy imágenes de satélite y otras pruebas que demuestran que Rusia entrenó y equipó a los rebeldes ucranianos que presuntamente derribaron el avión de Malaysian Airlines con 298 pasajeros a bordo.

Estados Unidos sostiene, además, que Rusia ha seguido facilitando tanques, lanza cohetes y otras armas a Ucrania después del siniestro del avión malayo el jueves de la semana pasada, según informan los medios locales.

Medios como el diario The Washington Post y la cadena de televisión CNN han difundido algunas de las imágenes divulgadas hoy por funcionarios de inteligencia no identificados.

Los funcionarios citaron, según indica el Post, sensores que siguieron la trayectoria del misil que supuestamente derribó el avión malayo, marcas de metralla en la aeronave, análisis de conversaciones de los rebeldes en las que se atribuyen la autoría del suceso y fotos publicadas en las redes sociales.

Las fuentes dijeron que EEUU detectó el lanzamiento de un misil tierra-aire justo cuando se produjo el incidente con el avión malayo desde la zona en el este de Ucrania controlada por los rebeldes prorrusos.

Los funcionarios también identificaron, por primera vez, una instalación militar cerca de la ciudad rusa de Rostov como el principal conducto del respaldo ruso a los separatistas en Ucrania, según el Washington Post.

El rotativo señaló que las citadas fuentes se refirieron a la instalación en Rostov como un centro de entrenamiento y armas que ha crecido de forma drástica en el último mes.

La CIA y otras agencias de inteligencia de EEUU continúan examinando la información sobre el siniestro, pero los funcionarios dicen que las pruebas recolectadas en los cinco días desde los ataques apuntan de forma abrumadora a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania como autores del derribo del avión.

La comunidad de inteligencia estadounidense descarta que fuerzas ucranianas sean responsables del ataque.

Tres funcionarios de inteligencia compartieron hoy esa información durante un encuentro con un grupo reducido de medios de comunicación.

Las fuentes indicaron que Rusia trata de manipular la información para difundir su versión de la historia.

"Este parece nuevamente un caso típico de intentar culpar a las víctimas", afirmó uno de los funcionarios citado por el Post.

Estados Unidos dice desconocer las identidades o incluso las nacionalidades de los que lanzaron el misil que habría derribado la aeronave de Malaysian Airlines.

El espionaje estadounidense tampoco ha llegado a una conclusión sobre el posible motivo del ataque.

Los funcionarios que se reunieron hoy con la prensa mencionaron que los rebeldes pudieron haber derribado el avión por error al carecer del entrenamiento suficiente para distinguir un objetivo militar de un avión civil.

Dijeron además no saber antes del ataque al avión malayo que el sistema de lanzamisiles "Buk", conocido como SA-11 Gadfly en la terminología de la OTAN, estaba en Ucrania y aseguraron creer que fue ese sistema el que derribó el avión.

"Existe un caso sólido de que fue un SA-11 disparado desde el este de Ucrania en medio de condiciones creadas por Rusia", dijo un alto funcionario de inteligencia citado por el Wall Street Journal.

Según menciona el mencionado diario, uno de los principales objetivos de la presentación de hoy fue "no permitir que la narrativa rusa" se imponga.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7