EEUU se suma a la revolución por los derechos gays

El presidente Barack Obama quiere hacer global la revolución por los derechos de los gays, utilizando las embajadas estadounidenses del mundo para promover una causa que todavía divide a su país.

A veces, el consejo y el aliento de los Estados Unidos son condenados como una intromisión inaceptable. Y a veces pueden parecer contraproducentes, puesto que multiplican la presión sobre aquellos a los que pretende ayudar.

Con los desfiles del orgullo gay que tienen lugar en muchas ciudades de todo el mundo este fin de semana, el papel de EE.UU. será más visible que nunca. Los diplomáticos van a participar en desfiles y algunas embajadas izarán la bandera del arco iris junto con la de barras y estrellas.

Estados Unidos envió cinco embajadores abiertamente gays al extranjero el año pasado, y nominó a un sexto, ahora esperando la confirmación del Senado, para ir a Vietnam. Los diplomáticos estadounidenses están trabajando para apoyar los derechos homosexuales en países como Polonia, donde el prejuicio sigue siendo profundo, y oponiéndose a la violencia y otros abusos en países como Nigeria o Rusia, donde los gays se enfrentan a riesgos que amenazan la vida.

"Es increíble. Estoy sorprendido por lo que los Estados Unidos están haciendo por ayudarnos", dijo Mariusz Kurc, el editor de la revista polaca gay Replika que defiende los derechos gays. Replika ha recibido financiación y ayuda de los Estados Unidos. "Estamos acostumbrados a luchar y no encontrar ningún tipo de apoyo."

El ex presidente George W. Bush apoyó programas para la prevención del SIDA a nivel mundial, pero fue el gobierno de Obama el que puso en marcha el proyecto de convertir los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en un asunto internacional. El momento decisivo llegó en diciembre de 2011, cuando la entonces Secretaria de Estado, Hillary Clinton dijo en un discurso ante las Naciones Unidas en Ginebra que los derechos LGBT eran "uno de los retos pendientes de nuestro tiempo en materia de derechos humanos".

Desde entonces, las embajadas han abierto sus puertas a los activistas de los derechos de los homosexuales, la celebración de eventos y el apoyo a la labor de promoción local. Desde entonces también, el Departamento de Estado ha gastado 12 millones de dólares en los esfuerzos de más de 50 países a través del Fondo para la Igualdad Global, una iniciativa puesta en marcha para financiar el nuevo trabajo por estos derechos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada