EEUU presenta cargos contra ministro venezolano Tareck El Aissami por narcotráfico

El exvicepresidente de Venezuela y actual ministro de Industria Tareck El Aissami fue acusado en una corte de Nueva York de violar la ley de capos extranjeros de la droga y evadir sanciones impuestas por Washington: si es detenido y extraditado enfrenta hasta 30 años de cárcel.

El Aissami es el primer ministro chavista en ser inculpado ante la justicia estadounidense, que acusó también de los mismos delitos al empresario venezolano Samark José López Bello y a otras dos personas.

El Aissami, de 44 años, "ha usado su posición de poder para involucrarse en el narcotráfico internacional" y "ha contorneado las sanciones y violado la ley estadounidense sobre barones de la droga extranjeros", dijo Angel Meléndez, agente especial del departamento de Seguridad Nacional, en un comunicado divulgado por la fiscalía de Manhattan.

"Tanto El Aissami como López Bello tendrán que pensar dos veces antes de dejar Venezuela, porque están requeridos por la justicia neoyorquina", añadió.

La inculpación asegura que dos ciudadanos estadounidenses también acusados -Víctor Mones Coro y Alejandro Miguel León Maal- usaron empresas basadas en Estados Unidos para contratar jets privados para El Aissami y López Bello, a fin de que pudieran viajar desde y hacia Venezuela, Rusia, Turquía y República Dominicana, entre otros lugares.

En violación de la ley de capos extranjeros de la droga y las sanciones estadounidenses, El Aissami y López Bello pagaron a Mones y León por los vuelos privados, por ejemplo "usando socios para entregar grandes sumas de efectivo en Caracas, Venezuela, que fueron contrabandeadas a Estados Unidos".

Los cuatro están acusados de cinco delitos que acarrean una pena máxima de cinco años cada uno.

Otras dos personas, Michols Orsini Quintero, de Florida, y Quintavalle Yradi, de Panamá, fueron también acusadas en relación al mismo caso.

Víctor Mones y Orsini Quintero fueron arrestados el viernes de mañana en Florida y ya comparecieron ante un juez, informó la fiscalía de Manhattan.

La ley de capos extranjeros de la droga (Kingpin Act) congela todos los bienes que éstos puedan tener en Estados Unidos y prohíbe a cualquier ciudadano o compañía estadounidense hacer negocios con ellos y con compañías asociadas a los mismos.

López Bello y El Aissami, que fue vicepresidente de Venezuela de enero de 2017 a junio de 2018, fueron incluidos en la lista de capos extranjeros del narcotráfico del Tesoro estadounidense en febrero de 2017.

El Tesoro acusó entonces a El Aissami de facilitar, proteger y supervisar grandes cargamentos de droga desde Venezuela con destino a México y Estados Unidos mientras fungía como ministro del Interior y gobernador del estado Aragua.

Según el gobierno estadounidense, El Aissami recibió pagos del narcotraficante venezolano Walid Makled y también tenía lazos con el violento cartel mexicano Los Zetas.

El gobierno venezolano de Nicolás Maduro rompió relaciones con Estados Unidos el 23 de enero pasado, luego de que Washington reconociera al opositor Juan Guaidó, presidente del Parlamento, como presidente interino de Venezuela.

Desde 2015 Washington ha sancionado a decenas de funcionarios y exfuncionarios venezolanos, entre ellos al propio Maduro, acusándolos de violaciones a los derechos humanos, corrupción y narcotráfico.

Además, el gobierno de Donald Trump aplicó un embargo al crudo de Venezuela, crucial para su economía, que empezará a regir el 28 de abril.

El consejero de seguridad nacional de Trump, John Bolton, y el enviado de Trump para Venezuela, Elliott Abrams, alertaron esta semana que se preparan nuevas sanciones contra instituciones financieras extranjeras que faciliten transacciones al gobierno de Maduro.

Abrams también dijo que Estados Unidos trabaja con la comunidad internacional para "congelar cuentas bancarias" de funcionarios venezolanos "en todo el mundo".

El miércoles Estados Unidos anunció que revocará las visas de 77 venezolanos allegados a Maduro, como parte de sus intentos para apuntalar un cambio de gobierno en el país. Con este anuncio las cancelaciones de visas desde 2017 suman 250.

En Venezuela, en tanto, superaba este viernes 24 horas de una falla eléctrica generalizada que afecta a todo el territorio, y que el gobierno atribuye a una "guerra eléctrica" liderada por Estados Unidos.

Venezuela atraviesa la peor crisis de su historia moderna, con hiperinflación y una escasez de alimentos y medicamentos que ha provocado el exilio de 2,7 millones de personas desde 2015, según la ONU.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes