Estado Islámico vuelve a tácticas de insurgencia tras perder el califato

El grupo extremista Estado Islámico ha vuelto a ser lo que era antes de sus espectaculares conquistas en 2014: una sombría red insurgente que atenta contra civiles con ataques de estilo guerrillero y que explota las debilidades del estado para incitar a los conflictos sectarios, según analistas.

La milicia radical está prácticamente derrotada en los campos de batalla del que iba a ser su califato. Ahora, apenas pasa una semana sin que haya un ataque del grupo en una aldea o ciudad en Irak y Siria, lo que tiene a sus rivales alerta.

Hisham al-Hashimi, un experto en EI que asesora al gobierno de Bagdad, señaló que en la actualidad la milicia opera como lo hacía en 2010, antes de su ascenso en Irak que culminó cuatro años más tarde con la caída de una de las ciudades más importantes del país, Mosul, y con la de Raqqa, en Siria, cuando declaró un califato islámico en ambos países.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes