EU: Bombardeo en Libia fue exitoso

WASHINGTON (AP) — Estados Unidos indicó el domingo que alcanzó un éxito preliminar en los dos primeros días de ataques a objetivos en Libia, en los cuales empleó poderosos misiles de largo alcance.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses consideraron que aún es muy pronto como para definir cuándo terminará la operación militar en el país norafricano.

El almirante Mike McMullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, insinuó que el líder libio Moamar Gadafi podría permanecer en el poder a pesar del ataque militar, que principalmente busca proteger a los civiles, y señaló que aún no existe la certeza de que se podrá poner fin a los 42 años de gobierno de Gadafi.

"Creo que las circunstancias irán indicando la ruta que tomará esto en el futuro", afirmó el almirante el domingo en un programa de la cadena televisiva ABC. "En estos momentos yo no especularía cuánto se extenderá".

El militar dijo también que los primeros resultados eran muy alentadores, sin que se hayan recibido reportes de bajas estadounidenses o de la coalición internacional ni muertes de civiles.

Cuando se le preguntó si es posible que se alcancen las metas militares sin que Gadafi sea derrocado, Mullen respondió: "Ciertamente que ese podría ser un desenlace".

Una segunda oleada de ataques, principalmente por parte de aviones de combate y bombarderos estadounidenses, fue lanzada contra las fuerzas de infantería y las defensas aéreas libias luego de un primer ataque el sábado con el disparo de misiles crucero Tomahawk desde el mar.

El secretario de Defensa, Robert Gates, dijo que el Pentágono espera entregar el control de la misión militar en Libia a una coalición —encabezada por los franceses y británicos o por la OTAN— en sólo "cuestión de días".

En sus primeras declaraciones públicas desde que comenzaron las operaciones, Gates indicó que Obama está muy a favor de limitar la presencia de Estados Unidos en la operación contra Gadafi, señaló que el mandatario "está más consciente que prácticamente cualquier otra persona de la presión que todo esto ejerce sobre el ejército".

Aunque Estados Unidos "tendrá una participación militar en la coalición", no desempeñará "el papel primordial", afirmó Gates a bordo de una aeronave rumbo a San Petersburgo, Rusia.

El funcionario hizo sus comentarios mientras barcos y aviones estadounidenses seguían atacando objetivos en Libia, derribando radares, sistemas de comunicación y puestos de misiles ubicados a lo largo de su costa del Mediterráneo.

Mientras tanto, en el Pentágono, el vicealmirante de la Armada William E. Gortney, director de personal del Estado Mayor Conjunto, señaló en una conferencia de prensa que los ataques consecutivos del sábado y el domingo han provocado grandes daños a Libia, pues prácticamente han silenciado las defensas antiaéreas de Gadafi, frenaron el avance del ejército contra el enclave rebelde de Bengasi y provocaron confusión entre sus fuerzas.

"Juzgamos que estos ataques han resultado muy efectivos para degradar significativamente la capacidad de defensa aérea del régimen. Consideramos que sus fuerzas están bajo una presión importante y sufren tanto de aislamiento como de una buena cantidad de confusión", agregó Gortney.

La evaluación del vicealmirante sugirió que podría ya no ser necesario efectuar más ataques de la envergadura del poderoso lanzamiento del sábado de misiles Tomahawk desde el mar, aunque no los descartó totalmente.

Gortney indicó además que Gadafi en sí mismo no es un blanco, pero añadió que no podía garantizar su seguridad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes