EU se gana agradecimiento de México, tras gripe porcina

MEXICO ( AP). La gripe porcina ha infectado también las relaciones de México con China y otros países, los cuales han cancelado los vuelos de las aerolíneas y han obstaculizado parte del comercio.

Sin embargo, Estados Unidos, el vecino con el que suele haber más conflictos, parece ahora el amigo más leal del país.

México ha condenado lo que considera medidas discriminatorias de otros países a los que consideraba sus amigos, y ha insistido en que el mundo debería estar agradecido por sus esfuerzos decididos para evitar la propagación del padecimiento. La suspensión de distintas actividades públicas le costó a México 2,200 millones de dólares en los 10 días posteriores al anuncio dela epidemia.

El gobierno envió un avión para recoger a 70 ciudadanos mexicanos puestos en cuarentena en China. Ha criticado a Cuba, Ecuador, Argentina y Perú por prohibir los vuelos a México, al señalar que esas medidas " resultan incongruentes con los vínculos tradicionales de amistad que se han mantenido con ellos".

Francia trató sin éxito de que la Unión Europea impusiera una prohibición a los vuelos a México.

Algo que el gobierno y muchos mexicanos consideraron particularmente insultante fue que Haití rechazó la semana pasada que llegara un barco mexicano con 77 toneladas de ayuda alimentaria, por los temores a la propagación de la gripe porcina.

Y todo ello puso en una situación muy favorable la respuesta estadounidense. Ni Estados Unidos ni Canadá prohibieron los vuelos ni restringieron el intercambio con México, su socio en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El presidente Barack Obama rechazó la idea de cerrar la frontera, pese a los argumentos de conductores conservadores de la radio y la TV, quienes dijeron que la gripe porcina mostraba que la inmigración de mexicanos representaba una amenaza.

El gobierno de Obama consideró que la decisión aceptaba la realidad: La secretaria de Seguridad Interna, Janet Napolitano, dijo que cerrar la frontera resultaría extremadamente costoso e inútil, dado que el virus estaba ya en Estados Unidos.

Obama comparó la idea con " cerrar la puerta del establo después de que los caballos se habían escapado".

Aún así, el gesto tuvo importancia simbólica en México, que protestó cuando Estados Unidos comenzó a construir una valla fronteriza, durante el gobierno del ex presidente George W. Bush.

Aunque Obama ha reforzado también la seguridad fronteriza, ha prometido renovar los esfuerzos para sacar adelante reformas que no prosperaron bajo el mandato de Bush, incluida la apertura de una vía para que los indocumentados obtengan la ciudadanía. El énfasis de Obama en las fronteras abiertas durante la emergencia de salud podría preparar el ambiente para esas reformas.

" Hubo un reconocimiento muy explícito de que Estados Unidos y México no pueden cerrar sus fronteras", consideró Andrew Selee, director del Mexico Institute en el Wilson Center de Washington. " Quizás ello nos diga que México está en realidad más integrado con sus vecinos del norte que el resto de América Latina".

México tomó nota. La Secretaría de Relaciones Exteriores realizó una ceremonia especial para agradecer al gobierno estadounidense por mantener la frontera abierta y proporcionar ayuda y experiencia médica.

" Ha sido ejemplar la forma en que la frontera entre América del Norte y México se mantenido no solamente abierta sino viva a lo largo de estos días", consideró Carlos Rico, subsecretario de Relaciones Exteriores de México para Norteamérica. " Esta apertura de la frontera es algo que no se ha destacado suficientemente".

Incluso los miembros del Partido de la Revolución Democrática, izquierdista y tradicionalmente receloso hacia Estados Unidos, se mostraron impresionados.

" Definitivamente la reacción y la respuesta de los tres países, México, Estados Unidos y Canadá, a mí me parece loable", dijo Alfonso Suárez del Real, legislador del PRD. " Contrasta con las reacciones que han tenido con otros países".

La experiencia fortaleció aún más unas relaciones que lucen cada vez más cálidas, tras la visita que realizó Obama a México el 16 de abril. En aquella ocasión, obama reconoció que los estadounidenses comparten la responsabilidad por la violencia al sur de la frontera, pues el vecino del norte consume las drogas que llegan desde el sur y es el punto de origen de las armas que llegan a los narcotraficantes.

México, por su parte, ha hecho a un lado sus preocupaciones tradicionales sobre la soberanía, elogiando el reforzamiento de la seguridad fronteriza en Estados Unidos e incluso el entrenamiento de la Armada mexicana en aguas del país vecino.

En contraste, las relaciones con China parecen gravemente deterioradas, lo que amenaza con socavar el comercio y la inversión entre los dos países, justo cuando parecía que ambos mejoraban, dijo Héctor Cuéllar, presidente de la Cámara de Comercio México-China, recién formada.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes