EU: ¿Hay racismo entre los hispanos?

NUEVA YORK ( AP). La vida de Rodolfo Olmedo cambió una noche de abril de este año, cuando un grupo de adolescentes le rodearon en la calle y comenzaron a golpearle, mientras le gritaban "estúpido mexicano".

" Pensé que iba a morir. Pensé que ya no vería más a mi familia", dijo el inmigrante mexicano de 25 años y padre de tres hijos, quien fue apaleado con un bate de madera.

Horas más tarde, la policía le informó de que uno de sus atacantes era hispano.

La paliza a Olmedo fue uno de al menos 10 incidentes violentos ocurridos desde abril en Staten Island, una isla que forma parte de la ciudad de Nueva York. Todos han sido considerados por la policía como posibles ataques raciales contra mexicanos y forman parte de una ola de asaltos contra hispanos que ha sacudido el estado en los últimos dos años.

Sin embargo, cuando un hispano ataca a otro hispano, ¿se puede hablar de discriminación racial? ¿O más bien se trata de discriminación étnica? ¿Tal vez de un simple robo, sin tintes raciales?

Mientras algunos aseguran lo último, otros destacan el racismo existente entre los mismos hispanos, especialmente contra mexicanos, y la tensión entre puertorriqueños y el resto de inmigrantes de origen latinoamericano.

" Tenemos que romper este círculo en el que unos se creen mejor que otros. Es una competencia", dijo Sandra Pérez Tapia, directora de CECOMEX, una organización de ayuda a inmigrantes ubicada en East Harlem, conocido como " El Barrio". " Los mexicanos somos ahora una comunidad nueva, en rápido crecimiento, y entonces pagamos por estas cosas. Somos los más vulnerables".

Un jurado investigador acusó a los atacantes de Olmedo de robo y asalto, pero rechazó cargos de ataque por acto de racismo.

" Eso me dejó sorprendido. Ellos me atacaron por discriminación", dijo Olmedo, quien añadió que le robaron la billetera y el teléfono celular pero ninguna de sus cadenas de oro o el reloj.

Uno de sus atacantes, William Marcano, de 17 años, fue arrestado poco después del ataque. Olmedo acabó hospitalizado. La policía confirmó que Marcano es hispano y ciudadano estadounidense.

" Hay gente de la misma raza y uno no sabe por qué hay odio hacia uno. Tomos somos hermanos", indicó.

Robert DePalma, abogado de Marcano, no respondió las llamadas de The Associated Press.

Los mexicanos representan un fenómeno migratorio relativamente nuevo en esta región y tienen el mayor crecimiento entre los recién llegados. En Nueva York había 294,592 mexicanos en la ciudad de Nueva York en 2008, según un informe del censo, comparado con los 61,772 en 1990.

Hace dos años Estados Unidos registró 1,148 delitos por discriminación racial que fueron motivados por la etnicidad u origen de la víctima, según el Departamento de Justicia. De estos, un 64% se dirigieron contra hispanos.

Marcelo Lucero, un ecuatoriano de 37 años, fue víctima de otro sonado ataque en el que participó un hispano.

El inmigrante caminaba en noviembre del 2008 con un amigo cerca de la estación de tren de Patchogue, a unos 80 kilómetros (50 millas) al este de Nueva York, cuando fue asaltado por un grupo de adolescentes, entre ellos un hispano llamado José Pacheco.

Lucero murió cuando uno de los asaltantes le clavó una navaja en el pecho. Los miembros del grupo han sido condenados a pasar años en prisión por el crimen de tintes raciales.

" Decidimos ir a Patchogue y Nick (Hausch) empezó a gritar 'Vamos, vamos a golpear a 'beaners' (término ofensivo para describir a mexicanos). 'Beaners' significa mexicanos", dijo Pacheco, de padre puertorriqueño, en su declaración a la policía. " Todos en el vehículo empezaron a reír cuando Nick dijo eso".

Christopher Bracato, abogado de Pacheco, sostuvo que su cliente no tenía como objetivo pegarle a un hispano. Simplemente se juntó con seis chicos " a los que les gustaba pelear con gente" y pensaban que los indocumentados no reportarían el crimen.

Pacheco se encuentra ahora en una rara situación.

" En la prisión hay divisiones raciales. Básicamente José es rechazado por todo el mundo. No es bien recibido por los presos hispanos y tampoco por otros grupos", dijo el abogado. " Está muy molesto porque esto ha sido percibido como un acto racista".

Pacheco, de 19 años, se declaró culpable de asalto en pandilla, asociación ilícita e intento de asalto como delito de intolerancia.

En un tercer caso, un mexicano de 18 años llamado Christian Vázquez fue apaleado en agosto por un grupo de adolescentes en Staten Island entre los que al parecer se encuentra un puertorriqueño. Vázquez, sin embargo, ha dado declaraciones contradictorias a la policía, aseguran las autoridades.

Hortensia Martínez, coordinadora del Centro del Inmigrante en Staten Island, dijo que los ataques sufridos en la isla han recalcado las tensiones entre inmigrantes hispanos y negros. Muchos de los arrestados son de origen afroamericano.

Aún así, hay hispanos que participan en estos asaltos, señaló.

Estos suelen ser "de un estatus muy bajo", viven en complejos de viviendas públicas y son "agresivos" con los mexicanos porque saben que muchos son indocumentados y llevan dinero en efectivo encima.

" Los puertorriqueños, además, son ciudadanos y son muy agresivos con los mexicanos", explicó Martínez, que es mexicana. " Estos chicos vienen de familias disfuncionales. Son chavos que no tienen dinero y viven robando y agrediendo. No tienen una forma estable de vida".

La discriminación más clara es la que sufren los mexicanos, un grupo que representa más del 60% de los inmigrantes hispanos del país, dijo Angelo Falcón, presidente del Instituto Nacional de Política Latina, una institución académica con sede en Nueva York que analiza temas que afectan a los hispanos.

" Nadie oye hablar de la amenaza que representan los inmigrantes guatemaltecos. El problema está relacionado con la identidad mexicana", dijo Falcón, que es puertorriqueño, y que destacó que esa discriminación también la sienten hispanos de otros grupos que, erróneamente, son considerados mexicanos.

Howard Ehrlich, autor de varios libros sobre delitos con un trasfondo racial, dijo que los mexicanos tienen más probabilidades de ser el blanco de un ataque en parte porque son de lejos la comunidad hispana más numerosa.

" Siempre hay conflictos cuando hay cambios rápidos en una población, particularmente en un grupo desfavorecido. Es algo invariable", expresó Ehrlich, director del Instituto del Perjuicio en Baltimore.

Ehrlich añadió que no estaba sorprendido de oír sobre violencia entre la comunidad hispana porque hay atacantes que discriminan según la apariencia física de la víctima, en estos casos, de ascendencia indígena.

" Para cualquier acto de violencia se debe identificar a la víctima", dijo. " Estamos hablando de una minoría étnica, con piel más oscura que la de los blancos, probablemente más baja, con acento. Son muy fáciles de distinguir".

Falcón destacó que así como hay puertorriqueños que agreden a otros hispanos, también hay personas de ese origen, como el representante Luis Gutiérrez, que luchan a favor de los derechos de los inmigrantes.

" Tendemos a generalizar demasiado a la comunidad hispana cuando en realidad existen muchas diferencias, incluso entre mexicanos que acaban de llegar y mexicanos que llevan aquí mucho tiempo", indicó. " Es posible para un latino tener prejuicios contra otro, a medida que la comunidad crece y se hace más diversa".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes