EU retira sus barcos con ayuda tras rechazo de Birmania

RANGÚN (AFP) - Cuatro navíos militares de Estados Unidos, que desde el 13 de mayo esperaban frente a las costas de Birmania para socorrer a los supervivientes del ciclón Nargis, abandonarán el lugar el jueves después de que la junta birmana se negase categóricamente a aceptar su ayuda.

La semana pasada, un barco de la Marina francesa ya había renunciado a descargar mil toneladas de ayuda humanitaria directamente en Birmania y no tuvo más remedio que dirigirse hacia Tailandia para confiar su carga al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

Las autoridades birmanas se han mostrado extremadamente recelosas de los países occidentales, de los que sospechan pretenden desestabilizar el país con sus "barcos de guerra".

"En las últimas tres semanas, intentamos al menos en quince ocasiones convencer al gobierno birmano de que permitiese a nuestros barcos, helicópteros y navíos desembarcar para proporcionar ayuda humanitaria a la población de Birmania", declaró el almirante Timothy Keating, de la comandancia de la flota estadounidense en el Pacífico.

"Pero los generales birmanos se negaron" y "ha llegado el momento de que el grupo dirigido por el 'USS Essex' se dirija hacia su próxima misión", afirmó en un comunicado difundido por la embajada de Estados Unidos en Bangkok.

Varios aviones de transporte estadounidenses permanecerán en Tailandia para asistir a las organizaciones de ayuda humanitaria en caso de necesidad, pero los cuatro buques abandonarán la zona el jueves, reservándose la posibilidad de regresar a Birmania si la junta cambia de opinión, precisó Keating.

Los buques estadounidenses -el "USS Essex", el "USS Juneau", el "USS Harpers Ferry" y el "USS Mustin"- estaban posicionados desde el 13 de mayo fuera de las aguas territoriales birmanas.

Además de su tripulación habitual, los buques transportaban a 1,000 marines, 14 helicópteros, 15,000 contenedores de agua y material de purificación capaz de producir decenas de miles de litros de agua potable por día.

"Estoy a la vez entristecido y frustrado, porque estábamos preparados para contribuir a aliviar el sufrimiento de cientos de miles de personas y a limitar las pérdidas de más vidas, pero no pudimos hacerlo a causa de la posición implacable de la junta militar en Birmania", concluyó el almirante Keating.

El ciclón Nargis, que devastó grandes regiones del sur de Birmania el 2 y 3 de mayo, dejó al menos 133,600 muertos y desaparecidos, según un balance oficial.

Naciones Unidas considera que 1,1 millones de personas de los 2,4 millones de damnificados no recibieron ninguna ayuda internacional más de un mes después del cataclismo.

La mayor parte de víctimas se concentra en el delta del Irrawaddy, región que estuvo totalmente cerrada a los extranjeros hasta la visita del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el 22 y 23 de mayo.

Desde entonces, las organizaciones humanitarias señalaron algunos progresos en la apertura de la junta birmana a los cooperantes internacionales, señalando sin embargo que ésta es aún insuficiente.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes