Earl presenta menos fuerza de la que se temía

CHATHAM, Massachusetts (AP). Los remanentes del huracán Earl se alejaban de la costa de Massachusetts y se dirigían a Nueva Escocia al amanecer del sábado después de un ligero roce al noreste del país que resultó mucho menos intenso de lo temido, arrojando lluvia empujada por vientos sobre casas de campo y villas pesqueras de Cabo Cod, la Isla Nantucket y Martha's Vineyard.

Los vientos sobre Nantucket soplaron a cerca de 48 kph, con rachas superiores a 64 kph (40 mph). La isla recibió aproximadamente 3,8 centímetros (1,5 pulgadas) de lluvia, mientras que la adyacente Martha's Vineyard recibió más de 7,6 cm (tres pulgadas).

Nantucket, isla turística y antiguo puerto de caza de ballenas, tuvo algunas inundaciones breves localizadas, pero se despejaron en horas, señaló Gregg Tivnan, administrador asistente. No hubo desalojos, apagones o siquiera reporte de árboles derribados, agregó..

"La parte sur de la isla ciertamente fue golpeada. Evaluaremos el daño y la erosión de la playa mañana, pero hasta ahora no tenemos ningún reporte de daño mayor", señaló Tivnan a última hora del viernes.

Se espera que Earl alcance la costa hacia el final de la mañana o inicio de la tarde del sábado. Se emitió un aviso de huracán de Ecum Secum a Digby.

A las 5 a.m. hora del este, el centro de Earl estaba aproximadamente 233 kilómetros (145 millas) al suroeste de Halifax, Nueva Escocia, y se movía en dirección noreste a 48 kph (30 mph).

La tormenta se debilitó más rápido de lo pronosticado y continuaría disminuyendo, señaló la especialista Rebecca Gould, del Servicio Meteorológico Nacional.

Earl se mitigó rápidamente en el curso de 36 horas.

En Massachusetts hay sólo unos cientos de apagones, pocos cables de alta tensión caídos y algunas inundaciones aisladas

Earl había ocasionado inundación en la cadena de islas de la costa de Carolina del Norte, pero no hay personas lesionadas y únicamente daños menores.

Earl, degradado a tormenta tropical, estropeó el viernes a los paseantes las vacaciones del último fin de semana largo del breve verano en el extremo noreste del país.

Al llegar a las aguas de Nueva Inglaterra, Earl dejó de ser huracán.

La tempestad pasó distante de la ciudad de Nueva York y Long Island, así como de la mayor parte de la región del noreste.

Los vacacionistas sacaron sus botes del agua y cancelaron sus reservaciones del fin de semana que se extendería con el Día del Trabajo en Nantucket, una isla turística y antaño un puerto ballenero, ante la previsión de que será azotada por el temporal.

Los propietarios de tiendas cubrieron con tablas sus ventanas. Los bañistas en Nueva Inglaterra recibieron la advertencia de que se salieran del agua o que se retiraran de las playas ante el peligro de que se los llevara alguna ola grande.

Las aerolíneas cancelaron decenas de vuelos a la región de Nueva Inglaterra y Amtrak suspendió el servicio ferroviario entre Nueva York y Boston.

Para la tarde del viernes, no se ordenaron evacuaciones de gran escala para la zona de Cabo Cod, donde pescadores y otros residentes permanentes han afrontado por generaciones los temporales.

El jefe de la Policía de Nantucket, William Pitmann, advirtió a los residentes isleños que no se confíen, que Earl persiste como un fenómeno peligroso con fuertes vientos.

Para mediodía del viernes, Earl había disminuido su fuerza y se convirtió en un huracán de categoría 1, después de que el día anterior tuvo categoría 4 con vientos de 233 kph (145 mph). Por la noche, se degradó a tormenta tropical.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes