Ecuador cumplió elecciones en que Correa, tildado de desestabilizador, midió fuerzas

Ecuador celebró este domingo elecciones locales de forma "pacífica", tras las cuales el expresidente Rafael Correa, quien vive en Bélgica, sabrá si aún es figura de la política a raíz de la pugna con el mandatario Lenín Moreno que dividió al oficialismo y a la izquierda.

"Ha sido una jornada pacífica", expresó la titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), Diana Atamaint, minutos antes de que cierren las urnas, hacia las 17H00 locales (22H00 GMT), luego de diez horas de votación.

Agregó que los comicios, a los que estaban convocados 13,3 millones de ecuatorianos para designar 5.675 cargos municipales, incluidos 221 alcaldes, y 23 prefectos (gobernadores) provinciales, fueron suspendidos en una pequeña población costera del noroeste, cercana a Colombia, por "alguna dificultad que se ha presentado en cinco juntas receptoras del voto".

El jefe de la misión de observadores de la OEA, Kevin Casas, manifestó previamente a la prensa en Quito que "ha sido una jornada electoral realmente muy tranquila" y pidió a los votantes que tengan "paciencia (...) para esperar los resultados porque por la propia complejidad del proceso es muy posible que el conteo se prolongue".

El CNE difundirá resultados preliminares a partir de las 20H30 locales (01H30 GMT del lunes).

Ante el récord de candidatos (81.278 de 278 partidos) se esperan resultados muy divididos entre la resquebrajada izquierda y la derecha, que se recupera después de la década del gobierno de Correa (2007-2017). El exmandatario socialista votó en Bélgica, de donde es su esposa, en medio de denuncias en su contra de intentar desestabilizar gobiernos de la región con financiamiento de Venezuela.

Correa enfrenta una orden de prisión por el fugaz secuestro de un opositor en Colombia durante su gestión.

Los cargos más representativos son las alcaldías de Quito, del puerto de Guayaquil y de la andina Cuenca, las ciudades más importantes.

En 2014, el correísmo perdió las alcaldías de Quito y Cuenca, mientras que nunca pudo captar la de Guayaquil, el centro comercial del país, gobernada desde 2000 por el derechista Jaime Nebot, que podría aspirar a la presidencia en 2021.

Entre los candidatos favoritos aparecen el exalcalde Paco Moncayo (centro) en Quito, Cynthia Viteri (del partido de Nebot) en Guayaquil y el actual alcalde Marcelo Cabrera (derecha) en Cuenca.

El domingo también fueron elegidos los siete miembros de un criticado consejo creado por el correísmo para la integración de entes estatales de control, electorales y judiciales.

Ante reclamos sociales para proteger el agua, además se realizó un referendo en un área minera del sur andino sobre las actividades de explotación, cuyo resultado podría afectar las labores de la canadiense INV Metals Inc.

Los comicios revisten importancia para Correa, quien al dejar el poder se vio involucrado en una pugna con Moreno que fracturó al movimiento oficialista Alianza País y a la izquierda.

Después de que en 2018 fuera eliminada en referendo la reelección indefinida, el exmandatario intenta recuperar el poder a través de sus partidarios frente a la "traición" de Moreno, a quien acusa de aliarse con la derecha y de perseguirlo.

En esa consulta, el correísmo obtuvo un 30% de la votación oponiéndose a la iniciativa presidencial.

"Correa y su grupo mantienen una fuerza en el país, tienen una estructura que no ha sido desmontada dentro del estado, tienen influencia también en algunos sectores fruto de su acción de diez años", indicó a la AFP el catedrático de estudios políticos de la estatal Universidad Central de Quito, Napoleón Saltos.

Al participar el viernes en Chile en el lanzamiento de Prosur, el nuevo bloque sudamericano de integración, Moreno denunció que Correa promueve planes desestabilizadores contra su administración y la de otras naciones con financiamiento de Venezuela.

"Las denuncias contra el correísmo no necesariamente tienen que influir, pues el voto de Correa es un voto duro", consideró el politólogo Simón Pachano, de la Facultad Latinoamericana de Ciencia Sociales (Flacso) de Quito.

El Ejecutivo marcó distancia de los comicios. Moreno insistió el domingo que "trabajaremos (...) con los candidatos triunfadores, los que ustedes seleccionen. Sabremos respetar la voluntad del pueblo y estaremos siempre atentos a trabajar con ellos para sacar adelante a sus localidades".

Correa, con 14 victorias electorales en línea en su gobierno, impulsó a sus adeptos aliándose con el partido Fuerza Compromiso Social debido a que su movimiento, Revolución Ciudadana, no ha sido reconocido por el CNE.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes