Ecuador: indígenas dan bastón de mando a presidente Moreno

Con las manos extendidas y gritos de “juyayay” (fuerza, en español), al menos 90 líderes espirituales indígenas se concentron descalzos alrededor de una figura que simboliza la cruz andina y fue elaborada sobre el suelo con frutas, granos de maíz y pétalos de rosas.

Los indígenas andinos se hallaban en lo alto de una colina empinada y cuando el presidente ecuatoriano Lenín Moreno apareció, redoblaron gritos, hicieron sonar cuernos y churos (caracoles) y los sonidos se dejaron llevar por el viento hacia las laderas de la montaña, en cuyas faldas había unas tres mil personas de la zona que se habían congregado para observar el acto.

Durante la ceremonia realizada este jueves en Ecuador para que Moreno asumiera el poder de manera simbólica entre los indígenas, la entrada al recinto sagrado estaba reservada a líderes respetados. Había un solo acceso, mismo que estaba resguardado por banderas.

“Aquí estamos para darle al nuevo presidente la sabiduría de los espíritus, de los apus (abuelos). Aquí estamos para darle energía y fuerza. Somos los pueblos originarios y queremos darle el poder del viento, el agua, la tierra y el sol, porque si él hace un buen gobierno todos seremos un poco más felices”, dijo a The Associated Press el yachay (sabio), Santiago San Martín.

Moreno llegó acompañado de su esposa Rocío González, del presidente boliviano Evo Morales y del vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas. Tras su arribo, las oraciones de los líderes espirituales invocaron los cuatro elementos mencionados por San Martín.

Durante la ceremonia, dos jóvenes se acercaron respetuosamente portando el bastón del mando, seguidos de algunos de los más poderosos líderes. Inclinaron la cabeza y le entregaron ese símbolo indígena como lo hicieron con el exmandatario Rafael Correa, hace diez años. De inmediato, nuevos gritos juyayay estallaron mientras los cuernos y los churos sonaban con potencia.

El único sabio extranjero que estuvo presente, el mexicano Armando Mancera, dijo a la AP: “he venido invitado por mis hermanos ecuatorianos para esta ceremonia de nuestro hermano Moreno, porque todos somos hijos de la misma tierra, somos hijos del mismo sol. Con esta ceremonia le hacemos portador de toda la energía de los elementos para que tenga sabiduría”.

Los líderes extendieron las manos hacia el centro de la cruz andina mientras el viento soplaba con fuerza en medio del frío que caracteriza a las alturas andinas de Cochasquí, unos 80 kilómetros al norte de la capital, donde hay 15 pirámides truncas construidas por los antepasados de quienes habitan ahí.

Tras la ceremonia, Moreno dijo: “he recibido este bastón de mando. Apenas es un encargo... que me dan los pueblos y nacionalidades como diciendo, hermano Lenín, estate atento, pórtate avisado, porque jamás te vamos perdonar si traicionas este encargo divino, espiritual que ustedes me han proporcionado”. Y añadió: “aquí está este pueblo maravilloso, aguerrido, guerrero, que no quiso ser esclavo de nadie”.

Por su parte, el presidente de Bolivia dijo: “vengo compartir con ustedes para estar juntos como una gran familia... la familia de nuestra patria grande, impresionado por ver esta gran concentración, este pacto de unidad para recuperar nuestra forma de vivencia, nuestra identidad”.

Durante el evento Moreno también firmó un decreto para crear el plan “Toda una vida”, mediante el cual el Estado dará servicios como salud, educación, vivienda y ayuda económica para las familias pobres desde que sus integrantes nacen hasta que mueren.

El nuevo presidente ecuatoriano asumió el poder el miércoles en la Asamblea ante doce mandatarios de la región y decenas de delegaciones nacionales e internacionales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada