Egipto: se despide presidente interino

En un emotivo discurso de despedida, el presidente interino egipcio dijo el miércoles que la ciudadanía debe asumir sus responsabilidades frente a los enormes retos de un país marcado por la violencia, el derroche económico, la confusión política y las conjuras internacionales que amenazan su identidad y su integridad territorial.

Adly Mansour está culminando poco menos de un año en la presidencia. Como titular de la Corte Suprema Constitucional, fue designado presidente en funciones bajo un plan militar de transición luego del derrocamiento del islamista Mohamed Morsi, quien enfrentaba protestas masivas tras un año en el puesto.

Mansour entrega el mando al ex jefe del ejército, Abdel-Fata El Sisi, quien supervisó el derrocamiento de Morsi y ganó las elecciones de la semana pasada por abrumadora mayoría. La juramentación está prevista para el domingo.

"Fue un año de responsabilidad tremenda e inmensa. Como ciudadano común, jamás imaginé la verdadera magnitud del peso, la enormidad de los retos", dijo Mansour, al enumerar los problemas del país en un discurso que se hizo eco del tema de campaña de El Sisi, de que los egipcios deben dejar atrás el alboroto para permitir la reconstrucción.

Dijo que el país está "en mejor situación" hoy con la constitución enmendada y las elecciones presidenciales.

Mansour es el segundo presidente que entrega el mando pacíficamente a un sucesor. El primero fue Sufi Abu Taleb, quien gobernó durante una semana entre el asesinato del presidente Anwar Sadat por milicianos islámicos en 1981 y la juramentación de Hosni Mubarak, quien gobernó durante 29 años hasta su derrocamiento por una insurrección popular en 2011. El primer presidente después del golpe de 1952 contra la monarquía, Mohamed Neguib, fue depuesto y sometido a arresto domiciliario por su sucesor, Gamal Abdel Nasser, quien murió en funciones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7