Un Egipto dividido conmemora el alzamiento de 2011

En medio de grandes manifestaciones auspiciadas por el estado y aderezadas con caballos y música tradicional, simpatizantes de los militares festejaron el sábado el aniversario de la revuelta de 2011 en Egipto y exhortaron al jefe del ejército a que se postule para la presencia.

Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad reprimieron a movilizaciones rivales, tanto de partidarios del presidente islamista derrocado Mohamed Morsi como de activistas laicos opuestos a ambos bandos contrincantes.

Las contrastantes escenas reflejaron los tres años de agitación que ha dividido a los egipcios en bandos polarizados desde la revuelta que dio inicio el 25 de enero de 2011 y en la que fue depuesto el presidente Hosni Mubarak. A ella le siguieron en el segundo trimestre del año pasado multitudinarias manifestaciones de millones de personas contra el nuevo presidente salido de las urnas, Morsi, y que propiciaron el derrocamiento de éste en un golpe militar.

Los partidarios de Morsi aprovecharon el aniversario del sábado para dar un nuevo impulso a su desafío al mando castrense y al plan de transición política de los militares, a pesar de meses de violenta represión que los ha diezmado a la par de que ha aumentado el resentimiento de la ciudadanía hacia ese grupo.

Al menos ocho personas murieron en diversas partes del país debido a la acción policial contra las protestas. Los agentes lanzaron gas lacrimógeno e hicieron disparos al aire durante las movilizaciones.

Los hechos de violencia más graves se registraron en las provincias. Un coche bomba estalló afuera de un campamento de seguridad en la ciudad de Suez, donde individuos armados se enfrentaron a la policía y le dispararon a algunos agentes desde azoteas cercanas, dijeron testigos. Nueve civiles resultaron heridos en el atentado explosivo.

En la ciudad vecina de Ismailiya, manifestantes y fuerzas de seguridad escenificaron enconados choques callejeros en medio de gritos a coro de "¡abajo el régimen militar!".

En Alejandría, una manifestante murió de un disparo durante enfrentamientos entre la policía y partidarios de Morsi.

En un comunicado desafiante en medio de los choques, la Hermandad Musulmana, a la que pertenece Morsi, anunció que no dejará las calles "hasta que recupere totalmente sus derechos, frustre el golpe y lleve a juicio a los asesinos".

Estos enfrentamientos contrastaban con las escenas de celebración en la Plaza Tahrir en El Cairo y otras explanadas importantes en las capitales provinciales.

Miles de manifestantes que apoyan a los militares efectuaron diversas reuniones en la Plaza Tahrir para mostrar su apoyo al jefe del ejército, general Abdel-Fatá el-Sissi, el hombre que derrocó a Morsi. Muchos de los manifestantes se pronunciaron para que el-Sissi se postule a presidente en los próximos comicios de este año.

En otros hechos, un traductor estadounidense y un cineasta egipcio fueron arrestados hace tres días en El Cairo y continúan detenidos en lugar desconocido, dijo el sábado el abogado de ambas personas.

Ahmed Hassan, abogado en el Centro Jurídico Hisham Mubarak, dijo a The Associated Press que el estadounidense Jeremy Hodge, de 26 años, de Los Angeles, y el cineasta egipcio Hossam Eddin el-Meneai, de 36, fueron arrestados el miércoles en la noche en su apartamento en el vecindario Dokki de El Cairo.

Según Hassan, agentes de la estación local de policía habían dicho primero que ambos se encontraban en ese lugar, pero después negaron que estuvieran detenidos. Se desconocía de momento el motivo de los arrestos.

El Ministerio del Interior declinó hacer declaraciones sobre el particular.

Hassan dijo creer que ambos están en poder de la Agencia Nacional de Seguridad de Egipto, el servicio de espionaje interno del país. Dijo que ha presentado una denuncia ante las autoridades de que ambos fueron "secuestrados".

Hassan describió las detenciones como parte de una "ola de intimidación contra periodistas" en Egipto. Se han incrementado los casos en los que los ciudadanos detienen a comunicadores y a extranjeros en momentos en que aumenta el fervor nacionalista y el pánico hacia conspiraciones del exterior para desestabilizar al país.

La embajada de Estados Unidos en Egipto confirmó en El Cairo la detención de un estadounidense y señaló que funcionarios del lugar "proveen toda la asistencia consular apropiada", aunque declinó hacer mayores declaraciones.

Hodge es traductor independiente que trabaja en Egipto. Su compañero de cuarto, el cineasta el-Meneai, proviene de la conflictiva provincia de Sinaí del Norte, donde extremistas han atacado a las fuerzas de seguridad y del ejército.

Por otra parte, el portavoz de las fuerzas armadas egipcias informó que un helicóptero del ejército se accidentó y su tripulación está desaparecida en la Península del Sinaí, donde los soldados combaten a milicianos islamistas.

El coronel Ahmed Mohamed Ali dijo en un comunicado que el accidente ocurrió a primeras horas del sábado cerca de la villa de el-Kharuba, pero no ofreció más detalles.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7