Ejército de EU dividido sobre retiro de Irak

WASHINGTON (AP). El presidente Barack Obama enfrenta opiniones divididas dentro del ejército sobre si debe cumplir su promesa de campaña acerca de un retiro rápido de las fuerzas estadounidenses de Irak.

Los generales de Obama en Bagdad están presionando a favor de un cronograma largo, mientras que algunos consejeros influyentes dentro del Pentágono son más receptivos a la idea de una retirada más rápida.

Aunque Obama tiene que decidir todavía qué hará, su anuncio de la semana pasada de que está enviando miles de soldados más a Afganistán implica la salida de al menos dos brigadas de Irak para el segundo trimestre.

No obstante, eso no contesta la pregunta que ha estado en el aire desde que asumió el cargo en enero: ¿Se apegará Obama a su meta declarada de un retiro de tropas estadounidenses de Irak a lo largo de 16 meses u optará por una salida más lento y menos arriesgada?

El general Ray Odierno, el máximo comandante estadounidense en Bagdad, favorece un cronograma más largo de salida de Irak. Odierno ve a 2009 como un año clave en Irak, con elecciones parlamentarias programadas para diciembre y no quiere perder más de dos de las 14 brigadas de combate que están ahora en el país árabe antes del fin del año. El comandante estadounidense cree que sus tropas necesitan quedarse en Irak durante varios años más.

El jefe de Odierno en el Comando Central Estadounidense, general David Petraeus, se inclina por el punto de vista de Odierno.

El general David McKiernan, el máximo comandante estadounidense en Afganistán, se ha alejado del debate sobre el retiro de Irak, pero definitivamente ve a su propio campo de batalla como una prioridad creciente: no sólo de fuerzas adicionales sino también de aviones de vigilancia enfocados en Irak y más apoyo civil.

En la actualidad hay aproximadamente 146,000 soldados estadounidenses en Irak, comparados con los 38,000 que hay en Afganistán. Obama ha ordenado que 17,000 se dirijan a Afganistán, incluso infantes de Marina y soldados que tenían programado inicialmente viajar a Irak.

En el Pentágono, prevalece un panorama más mixto. El alto mando ve a Irak como una presión para sus elementos y, más ampliamente, una distracción de recursos. Los infantes de Marina, en particular, están en la posición difícil de participar de ambas invasiones. Por ser una fuerza relativamente pequeña, ellos preferirían concentrarse más en Afganistán, si con ello pudieran salir de Irak.

En los debates internos, el énfasis parece ser la idea de un retiro responsable en lugar de rápido, dijeron varios funcionarios, que hablaron bajo la condición de mantener el anonimato porque no se ha tomado ninguna decisión.

Obama debe sopesar una serie de opiniones en materias de seguridad y política. Debe conciliar su convicción de que la fase del involucramiento estadounidense en combates en Irak debe acabar con la preocupación de sus comandantes en Bagdad, de que podrían desaprovecharse las ganancias logradas con tantos esfuerzos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes