Elecciones cruciales en Italia, golpeada por la recesión

ROMA, ( AFP). Los italianos elegían el domingo y el lunes diputados y senadores en unos comicios cruciales para el futuro del país y de la Unión Europa, observados con inquietud ante el riesgo de una inestabilidad política que podría poner en peligro a la tercera economía de la zona euro.

Los colegios electorales cerraron el domingo a las 21H00 GMT y deben reabrir el lunes de 06H00 a las 14H00 GMT.

El domingo en la noche, tras el cierre de las oficinas de votación, la tasa de participación superaba el 50% de los 47 millones de italianos llamados a las urnas, un porcentaje un poco inferior que en las generales de 2008 a la misma hora, según las estimaciones del ministerio del Interior.

La votación es para renovar el Congreso (630 diputados) y el Senado (315 senadores), cuyas mayorías determinarán el color político del próximo primer ministro.

Cuatro coaliciones se enfrentan: la centrista, liderada por el jefe de gobierno saliente Mario Monti, la de su predecesor de derechas, Silvio Berlusconi, la del líder de la izquierda, Pier Luigi Bersani al frente del Partido Democrático (PD) y la del cómico convertido en político, Beppe Grillo, al frente del Movimiento Cinco Estrellas (MCE) que cataliza el voto de protesta.

Los sondeos más recientes dan como ganador a Bersani con casi el 34% de las intenciones de voto, seguido por la coalición de derecha de Silvio Berlusconi, con cerca del 30%.

"Nuestro éxito nos hará más fuertes en la lucha en Europa por el crecimiento y la equidad", dijo Bersani al periódico 'L'Unità' (excomunista).

Beppe Grillo y su movimiento obtendrían alrededor del 17% y la coalición de centro de Mario Monti en torno al 10%-12%.

Al 10% de los indecisos, según los sondeos, se agregaban un 20% de electores que no participarán en los comicios.

Berlusconi fue el protagonista involuntario de la jornada del domingo cuando un grupo de feministas en topless intentaron abalanzarse sobre él cuando iba a entrar en su colegio electoral, en Milán. Las tres mujeres llevaba pintado en el pecho el lema "Basta Berlusconi" y fueron detenidas rápidamente.

El primer ministro saliente, Mario Monti, fue el primero en votar, también en Milán, con el semblante serio. Bersani, mas relajado, votó un poco después en Piacenza (norte).

Pero la principal incógnita es saber si el próximo gobierno tendrá la mayoría suficiente para garantizar la estabilidad política. Aunque Bersani podría conseguir la mayoría en la cámara de diputados (donde la ley electoral favorece las mayorías), en el Senado, donde todo depende de los resultados en cada región, su resultado es mucho más incierto.

"Italia vota en la incertidumbre", titulaba este domingo el diario 'La Stampa', que no descarta la posibilidad de que ninguna fuerza política logre un número de escaños suficientes para gobernar.

Todo se juega en algunas regiones clave, como Lombardía. El peor resultado tanto para los partidos como para los socios europeos de Italia sería una mayoría diferente en el Congreso y en el Senado, que convertiría el país en ingobernable.

"Hay mucha confusión"

"Voto por el Partido Democrático, no quiero que terminemos como Grecia", confesó a AFP Alessandro, de 63 años, poco antes de entregar su papeleta en Milán (norte).

"Hay mucha confusión en estas elecciones. Voy a votar Berlusconi. Sé que tiene sus defectos pero es el mejor", aseguró por su parte Maria Teresa Gottardi, de 65 años.

Tras una campaña sin claros favoritos y desplazada de las primeras páginas de los periódicos por la renuncia inesperada del Papa, los analistas políticos creen posible una alianza entre Bersani y Monti.

Berlusconi, que dejó el poder en noviembre de 2011 dejando un país al borde de la quiebra financiera, logró una remontada espectacular en los sondeos, con la promesa no sólo de bajar los impuestos sino de devolver los impuestos pagados el año pasado.

Mario Monti por su parte podría sufrir las consecuencias electorales de su política de austeridad, que ha devuelto la confianza de los mercados pero ha llevado el país a la recesión.

Junto con las legislativas, los electores de tres regiones italianas, la rica y grande Lombardía, la estratégica Latium que alberga a la capital, y la pequeña Molise, también elegirán a sus autoridades tras los escándalos que arrastraron a la dimisión a sus dirigentes de derecha.

En total, más de 47 millones de italianos están convocados a las urnas para las legislativas, 13 millones de los cuales votarán también en las regionales.

Los resultados serán anunciados el lunes por la noche

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes