Elogian las decisiones que se tomaron ante llegada de huracán

NUEVA YORK ( AP). Mientras el amenazante huracán Irene se acercaba a la Costa Este de Estados Unidos, la evacuación fue lo más acertado y salvó vidas, pero la decisión era difícil y con escaso margen de error, coincidieron unánimemente los expertos en situaciones de desastre.

Ante una situación límite urgía tomar decisiones vitales para millones de personas. Irene era grande y temible. Las inundaciones eran inevitables. La opción era quedarse o evacuar.

En la ciudad de Nueva York la situación se debatió en una reunión en la alcaldía donde se plantearon los fantasmas de Katrina y Nueva Orleans. El viernes, el alcalde Michael Bloomberg emitió la primera orden de evacuación que hacía el municipio de la mayor ciudad estadounidense para cientos de miles de neoyorquinos.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, dio la orden sin tapujos: " ¡Salgan de la playa, por los mil demonios!"

Como Irene no se desencadenó sobre la mayoría de los sectores amenazados con la furia prevista, los expertos se abocaron inmediatamente a examinar las decisiones, pero todos ellos no hicieron sino prodigar elogios porque la amenaza de los pronósticos y el tiempo que demoran las evacuaciones masivas exigían medidas expeditivas.

"Dada las informaciones disponibles, considero que los analistas aprobarán las decisiones que se tomaron", comentó el profesor de ciencias de riesgos en la Universidad George Washington, George Gray.

Tradicionalmente, las evacuaciones abarcan más personas y más territorios de los necesarios, dijo el profesor Jay Baker, de la Universidad Estatal de la Florida, que ha estudiado evacuaciones en casos de huracán. " Es una consecuencia de la incertidumbre", conjeturó.

Los meteorólogos han logrado gran precisión para determinar el paso de un huracán, pero no exactamente su intensidad. Determinaron el trayecto de Irene pero la tormenta se debilitó más de lo previsto en su desplazamiento hacia el norte.

Irene " era una tormenta muy peligrosa", comentó Kathleen Tierney, directora del Centro de Riesgos Naturales en la Universidad de Colorado y dijo que las medidas tomadas en esta tormenta fueron mucho mejores que las de 2005 frente al huracán Katrina durante el gobierno de George W. Bush. " No creo que haya dudas de que se salvaron vidas".

Jack y Sue Holloway fueron probablemente dos de ellos. Los residentes de Delaware dudaron si evacuar o no su casa en las costas de Lewes. Después de decidir quedarse, cambiaron de idea cuando el gobernador Jack Markell aconsejó la evacuación durante una conferencia de prensa.

El sábado por la noche, los intensos vientos de lo que se supone fue un tornado daño varias casas en Lewes y arrancó el techo de la casa de los Holloway y destruyó el garaje.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes