Emisarios de Zelaya y Micheletti se reunirán hoy

TEGUCIGALPA (AP). Representantes del derrocado presidente Manuel Zelaya y del mandatario de facto Roberto Micheletti convergerán hoy miércoles en una mesa de diálogo impulsada por la OEA en un nuevo intento por encontrar una salida a la crisis política que agobia a Honduras.

En cadena nacional, Micheletti dijo la noche del martes que las dos partes abordarán "con un nuevo espíritu" los temas que de alguna manera fueron objeto de consideración en el diálogo de San José, que fue impulsado por Costa Rica.

El acuerdo que se espera se origene del diálogo se denominará acuerdo de Guaymara, que es el nombre antiguo de Honduras, dijo Micheletti. Destacó que en esas conversaciones serán cruciales dos temas: el que tiene que ver con el respeto de los poderes del Estado y la amnistía.

El mandatario explicó que se acordó que las facciones estén representadas por tres personas cada una. Aclaró que la misión de cancilleres, que llegará el miércoles esta invitada a participar en la ceremonia de instalación de la mesa del diálogo y a sostener conversaciones bilaterales con las delegaciones de cada parte.

"Fuera de la mesa podrán permanecer a disposición los observadores de la OEA con el fin de realizar consultas bilaterales con cualquiera de las partes o para ilustrar un punto a petición".

Las conversaciones tendrán el objetivo de "promover una salida pacífica a la crisis política que afecta" a este país centroamericano, dijo la OEA en un comunicado el martes, horas antes de que lleguen a Tegucigalpa los integrantes de la misión de cancilleres y que está encabezada por el secretario del organismo José Miguel Insulza.

El ministro René Zepeda indicó que la facción de Micheletti estará representada por la ex presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Vilma Morales; el abogado Arturo Corrales, ex candidato presidencial del opositor Partido Demócrata Cristiano, y el abogado Armando Aguilar.

El funcionario agregó que los negociadores de Zelaya serían el líder sindical Juan Barahona, y sus ministros de Gobernación y de Trabajo, Víctor Meza y Mayra Mejía, respectivamente.

La misión de la OEA que llegó para preparar la delegación de cancilleres reiteró el martes su optimismo sobre un diálogo de cara a una solución a la crisis.

Sectores empresariales y políticos coinciden en que a poco menos de dos meses de celebrarse los comicios presidenciales del 29 de noviembre ha llegado el momento en que las partes depongan intereses y logren un acuerdo. Las elecciones son vistas como la mayor esperanza de solucionar la crisis y lograr el reconocimiento internacional para Honduras.

La misión de cancilleres es la segunda que llega a Tegucigalpa en un esfuerzo por encontrar una salida a la crisis. Tendrá como punto de partida el llamado acuerdo de San José, impulsado por el presidente costarricense Oscar Arias, el cual consta de doce puntos, que incluyen entre otros amnistía política y el retorno de Zelaya. La OEA y el gobierno de facto han dicho que el acuerdo no está escrito en piedra.

En la víspera de la visita, un grupo de 12 indígenas leales a Zelaya pidió asilo político ayer martes a la embajada de Guatemala en Tegucigalpa tras denunciar ser perseguidos por la policía hondureña.

Son tres mujeres, cuatro hombres y cinco niños de la etnia lenca que habita en las provincias de Lempira e Intibucá, al oeste de Honduras y fronterizas con El Salvador.

María Cruz Alfaro, una activista en favor de Zelaya, derrocado el 28 de junio, dijo a la AP que "esta gente ha sido hostigada por las fuerzas de seguridad durante tres meses por participar en protestas contra el golpe de Estado".Un comunicado de la embajada de Guatemala informó de la solicitud de los indígenas y hace referencia a que Guatemala "reconoce el derecho de asilo y lo otorga de acuerdo con las prácticas internacionales". No adelanta si será otorgado en este caso específico.

Por otro lado, después de más de tres meses, el juzgado de lo Contencioso Administrativo anuló el martes por "ilegal" e "inconstitucional" la consulta popular que Zelaya ordenó el 28 de junio para que la población expresara su acuerdo o no a la convocatoria de una constituyente, el presunto motivo por el que fue derrocado.

Un grupo de diputados europeos visitó a Zelaya en su refugio en la embajada brasileña de esta capital. El vocero de la misión, José Ignacio Salafranca, declaró al salir del lugar que "hay posibilidades de encontrar pronto una salida pacífica al problema".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes