Encuentran "cajas negras" entre escombros del avión caído

CLARENCE, Nueva York (AP). Los investigadores hallaron hoy viernes las "cajas negras" entre los escombros de un avión que cayó cerca de Buffalo y dejó 50 muertos.

El vocero de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), Keith Holloway, dijo que los grabadores de vuelo y de las voces en la cabina de pilotos ya fueron a Washington para su examen.

En cambio, el calor intenso aún impedía remover los escombros para retirar restos humanos.

Se investigaba la causa del desastre, pero al mismo tiempo en que éste se produjo se escucharon quejas de otros pilotos de que se acumulaba hielo en las alas de sus aviones, un problema que ha causado accidentes graves en el pasado.

El vuelo de conexión de Continental Airlines 3407 cayó sobre una casa el jueves por la noche cuando se acercaba al aeropuerto de Buffalo.

Las ruinas de la casa podían verse entre las llamas del Vuelo 3407 de Conexión de Continental que se desplomó aproximadamente a las 10:20 p.m. hora local.

Fue la primera caída fatal de un avión de pasajeros en Estados Unidos en dos años y medio.

El avión Q400 Bombardier, operado por Colgan Air, volaba del Aeropuerto Internacional Newark Liberty, en Nueva Jersey, hacia el Aeropuerto Internacional Buffalo Niágara en medio de una nevada ligera, niebla y vientos de 27 kph (17 mph).

No hubo una comunicación de emergencia del piloto antes de la caída, de acuerdo con las grabaciones de mensajes del control aéreo captadas por el sitio de internet LiveATC.net. Ni el controlador ni el piloto mostraron preocupación alguna cuando se pidió al avión que volara a 700 metros (2,300 pies) de altura.

Un minuto después, el controlador trató de comunicarse con el avión, pero no obtuvo respuesta. Tras una pausa, lo intentó nuevamente, pero luego le dijo a un tercero no identificado que llamara a las autoridades de tierra en la zona de Clarence.

La caída casi vertical del avión indica una pérdida de control, dijo William Voss, un ex funcionario de la Administración Federal de Aviación y presidente de la Fundación de Seguridad de Vuelos, una organización sin fines de lucro.

Voss dijo que hielo en las alas o una falla mecánica, como el despliegue asimétrico de los alerones o las dos turbinas funcionando con diferente fuerza, pudieran haber causado el accidente.

Luego de la caída, se pudo escuchar al menos a dos pilotos decirle a los controladores aéreos que estaban acumulando hielo en las alas. "Hemos estado acumulando hielo desde unas 20 millas (32 kilómetros) al sur de aeropuerto", dijo uno de los pilotos.

El hielo en las alas de un avión puede alterar la aerodinámica e interferir con el manejo. El peligro es bien conocido por pilotos.

En general, aviones pequeños como el Dash 8, que usa un sistema neumático de deshielo, son más susceptibles que aviones mayores que emplean un sistema para calentar las alas.

Una portavoz del Departamento de Seguridad Interior en Washington, Amy Kdwa, dijo que no había indicios de que se tratase de terrorismo.

"El cielo completo se iluminó de color naranja", comentó Bob Dworak, quien vive a menos de una milla (1,6 kilómetros) del lugar del accidente. "Repentinamente hubo una detonación fuerte y la casa se sacudió", agregó.

Dworak dijo que aunque los habitantes de Clarence, situado aproximadamente a 16 kilómetros (10 millas) del aeropuerto de Buffalo en el noreste de Estados Unidos, están acostumbrados al sonido de aviones sobre sus cabezas, éste sonaba más fuerte de lo normal, crepitaba y hacía algunos ruidos extraños. Luego de escuchar el choque, se dirigió en auto hacia el sitio del impacto, y "todo lo que veíamos era llamas de entre 15 y 30 metros (50 a 100 pies) y un montículo de escombros en el suelo. Parecía que la casa fue destruida en el momento en que fue golpeada", comentó.

Una persona en la casa murió y otras dos, Karen Wielinski, de 57 años, y su hija Jill, de 22, consiguieron escapar con heridas menores. Doce casas fueron evacuadas cerca del sitio del accidente.

El avión llevaba 44 pasajeros, cuatro tripulantes y un piloto que estaba franco de servicio.

El Coordinador de Emergencias del Condado Erie, David Bissonette, dijo que al parecer "el avión cayó directamente sobre la casa".

El presidente Barack Obama expresó sus condolencias, dijo que "nuestros corazones están con las familias y amigos que perdieron seres queridos", y elogió a los primeros en responder a la emergencia.

Se trata del primer accidente aéreo comercial fatal en Estados Unidos desde el 27 de agosto del 2006, cuando 49 personas murieron después de que un jet de Comair despegó de una pista demasiado corta en Lexington, Kentucky.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes