Enviado del papa a Chile inicia reuniones con testigos del caso Barros

El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, comenzó hoy en Chile las reuniones con testigos del supuesto encubrimiento de abusos sexuales cometido por el obispo Juan Barros, una tarea que le encomendó el papa Francisco después de su visita al país el pasado mes de enero.

"Quiero manifestar mi agradecimiento a las personas que se han declarado disponibles para encontrarse conmigo durante los próximos días", dijo Scicluna en una escueta declaración a los medios en la Nunciatura Apostólica de Santiago.

Jaime Coiro, el portavoz de la Conferencia Episcopal chilena, explicó que los encuentros de Scicluna con personas que quieren entregar antecedentes del obispo Barros comenzaron este martes por la mañana y culminarán el viernes.

"Son cuatro días de jornada extensa y trabajo exhausto. Esto no va a ser simplemente tomar nota de testimonios o declaraciones, es una escucha de personas. Se escuchará a las personas hablar de un tema no fácil para ellos", manifestó Coiro.

El papa Francisco encargó al arzobispo de Malta investigar las denuncias que existen en Chile contra Juan Barros, que lo acusan de encubrir los abusos sexuales que cometió el influyente sacerdote Fernando Karadima.

El mes pasado, durante su visita a Chile, el papa defendió a Barros, que es obispo de Osorno, y aseguró que las denuncias en su contra son "calumnias".

En el vuelo de regreso a Roma, Francisco se retractó y pidió perdón a los afectados por estas declaraciones, reconociendo que "les hirió" al pedirles pruebas y evidencias "que no pueden tener".

El portavoz de la Conferencia Episcopal chilena dijo que la Iglesia no entregará información sobre el número ni la identidad de personas que se reúnan con Scicluna para entregar información sobre Barros.

Coiro afirmó que no puede descartarse que se inicie una investigación canónica con el informe final que Scicluna le entregará al pontífice.

Dijo, además, que quienes no puedan reunirse personalmente con Scicluna durante estos cuatro días y tengan antecedentes para entregar, puedan hacerlo por escrito y enviar una carta que abrirá directamente el arzobispo de Malta.

El portavoz aclaró que Scicluna viajó a Chile para abordar las denuncias contra Barros y no se hará cargo de otros casos de abusos sexuales en los que se han visto involucrados miembros de la Iglesia chilena.

"Monseñor Scicluna no está aquí para establecer la verdad y hacer justicia en todos los casos de abusos sexuales de la Iglesia en Chile. El caso que se le he encomendado es la situación de monseñor Juan Barros", subrayó Coiro.

El arzobispo de Malta inició su misión el sábado pasado, cuando en su viaje a Chile hizo una escala en Nueva York para escuchar el testimonio de Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima que acusan a Barros de encubridor.

Fernando Karadima, un párroco con gran influencia en algunos sectores políticos conservadores, fue declarado en febrero de 2011 por el Vaticano culpable de cometer abusos sexuales y condenado a una vida de oración y penitencia.

En noviembre del mismo año, la Justicia chilena determinó que el religioso cometió abusos contra Cruz y dos feligreses más de la parroquia El Bosque entre 1981 y 1995, cuando ellos eran menores de edad, aunque consideró que los delitos habían prescrito.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes