Enviado papal a Chile es sometido a cirugía de vesícula

El enviado especial del Vaticano experto en delitos sexuales, el arzobispo maltés Charles Scicluna, fue sometido el miércoles a una cirugía en Chile para extirparle la vesícula biliar, pero el papa Francisco dispuso que continúe el proceso de entrevistas a víctimas de abusos por parte de miembros de la Iglesia.

“Monseñor Scicluna se encuentra actualmente en buenas condiciones, recuperándose satisfactoriamente de la colecistectomía laparoscópica, procedimiento mínimamente invasivo con muy buen pronóstico”, señaló en un comunicado la Clínica San Carlos de Apoquindo de Santiago. Se espera que el tiempo de recuperación sea de 48 a 72 horas, agregó.

La extirpación se realizó tras un diagnóstico de una probable colecistitis aguda - - que fue confirmada por diferentes exámenes médicos.

El portavoz de la Conferencia Episcopal chilena, Jaime Coiro, señaló a la prensa tras conocerse el comunicado del hospital que se desconoce si Scicluna podrá retomar las entrevistas como era su deseo.

Scicluna arrastraba la dolencia desde antes de llegar a Chile y se manifestó durante el martes, pese a lo cual siguió con las entrevistas previstas.

El arzobispo maltés llegó a Chile con el encargo de “recoger informaciones útiles concernientes a monseñor Juan Barros Madrid, obispo de Osorno”, acusado de encubrir los abusos cometidos por el sacerdote Fernando Karadima, el cura pedófilo más conocido de la Iglesia chilena.

Barros ha estado en el centro de la polémica desde que durante su visita a Chile en enero el papa Francisco lo defendió al asegurar que no había evidencia en su contra y que se trataba de “calumnias”, lo que se interpretó como un cuestionamiento del pontífice a los testimonios de las víctimas.

El papa Francisco comunicó a la Conferencia Episcopal chilena el miércoles por la mañana que el proceso de encuentros con las víctimas continuará de acuerdo con la agenda y se extenderá hasta el viernes, como estaba previsto. Las entrevistas estarán a cargo del sacerdote español Jordi Bertomeu, miembro de la Congregación de la Fe Y que hasta ahora había ejercido como notario y traductor para Scicluna.

Un sacerdote de su confianza está viajando a Chile para asistirlo, dijo Coiro. Mientras, otro sacerdote oficiará como notario.

La agenda prevista para el miércoles se mantiene a no ser que las personas citadas muestren su deseo de cancelar las entrevistas, algo que a primera hora no había ocurrido.

José Andrés Murillo, quien ha hablado públicamente de los abusos de Karadima y del supuesto encubrimiento de Barros, se presentó a su cita como estaba pautado.

Por su parte, el grupo Laicos de Osorno, que representa a algunos de los que se han opuesto más activamente a Barros desde su nombramiento en 2015 en la ciudad situada a unos 900 kilómetros al sur de Santiago, indicó que mantendría su cita de la tarde pese a la hospitalización de Scicluna.

El resto de la agenda de Scicluna se desconoce para preservar la privacidad de las víctimas.

Scicluna ya se reunió con las otras dos víctimas que han hablado públicamente sobre el caso. El martes por la tarde recibió a James Hamilton y el sábado se entrevistó con Juan Carlos Cruz en Nueva York.

Cruz avaló en declaraciones a la AP la capacidad de Bertomeu para tomar la delicada tarea que tiene entre manos.

“Conoce el tema de Chile perfectamente pues ha estado a cargo de él en la Congregación de la Fe por años y me merece la mayor confianza”, indicó.

“Llamo a todos a que tengan la misma confianza que hemos tenido con monseñor Scicluna”, señaló. “Creo que estar y declarar con monseñor Bertomeu es igual que estar con monseñor Scicluna”, añadió.

Karadima fue condenado por la Iglesia a una vida de retiro y oración.

Murillo, Hamilton y Cruz han denunciado a los medios durante años los abusos de Karadima y han sostenido que en repetidas ocasiones Barros presenció los abusos a los que eran sometidos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes